29 de mayo de 2020
16 de noviembre de 2018

"Me produce emoción", dice el actor Juan Diego de la concesión del Premio Nacho Martínez del FICX

"La dignidad es lo único que tenemos y la dignidad no se pisa", defiende el intérprete sevillano

"Me produce emoción", dice el actor Juan Diego de la concesión del Premio Nacho Martínez del FICX
EUROPA PRESS

GIJÓN, 16 Nov. (EUROPA PRESS) -

El intérprete Juan Diego ha destacado este viernes que se siente "profundamente agradecido" de la invitación del Festival Internacional de Cine de Gijón al tiempo que orgullo de ir a recibir el premio 'Nacho Martínez', que lleva el nombre de un actor asturiano ya fallecido a quien conoció en vida.

"Me produce emoción", ha resaltado, al tiempo que ha ensalzado que Martínez era un actor "fantástico, muy, muy moderno", Un actor, según él, "profundo y recatado en el hacer", al que también recuerda de las luchas de los años 70 por reivindicar los derechos de su profesión.

Así lo ha indicado durante la rueda de prensa previa a la inauguración en este día de la 56 edición de Festival Internacional de Cine de Gijón (FICX) en la que va a recibir, en el teatro Jovellanos, el Premio Nacho Martínez.

Ha matizado, que aunque no era de esas personas con las que se iba por ahí, lo sentía como un amigo. "Es una pena que se nos fuera tan pronto", ha lamentado. "El premio de Nacho para mí es importante", ha reiterado.

Y si bien ha agradecido el galardón que está a punto de recibir, ha indicado que cuando inicias la carrera de actor, primero vas haciendo pequeños papeles hasta tener uno protagonista, y luego están los premios y reconocimientos, que también es importante. "Pero casi nunca depende de tus méritos", ha opinado, al argumentar que es más por amistad. "Uno si no tiene amigos, se muere", ha señalado.

Sobre su trayectoria profesional, ha recordado sus comienzos y cómo acudía al Café Gijón a que le dieran algún papel. Ha apuntado, en este sentido, que empezó de extra en televisión sobre 1959 hasta que tuvo un papel protagonista, llegando a combinar televisión, el cine y el teatro. Ha precisado, a este respecto, que casi siempre a los actores les gusta el teatro, pero es importante siempre hacer algo que haga que la gente te conozca.

El actor, asimismo, ha querido recordar a quien le apoyó en su carrera pero también a muchos que tenían tantos méritos como él para seguir, "y no pudieron", ha apostillado. Y es que para él, en la vida, y en su profesión, la suerte es "un aliado", "Es fundamental", ha recalcado de hecho. También ha remarcado que el público y la crítica te examinan constantemente, y eso te hace estar muy pendiente del trabajo que realizas.

En cuanto a su carrera, el interés por la interpretación le vino de muy pequeño, cuando de niño un tío suyo que estaba a punto de quedarse casi ciego le pidió que leyera para él antes de ir al cole. Cuando él leía, se producía un silencio en toda la casa y él se crecía a medida que leía, ha comentado. "Para mí fue un descubrimiento", ha resaltado.

Es más, leer mucho fue lo que usó para quitarse el acento andaluz que tenía de cara a conseguir más papeles. Ya cuando él empezó a ganar algo de dinero ahorró para ver teatro, pero antes de ir se leía las obras y las aprendía de memoria. Con eso aprendía interpretación, ya que más allá de lo que se decía, "lo sentía", ha apuntado sobre la época de los años 60 y 70.

Sobre las nuevas generaciones de actores, ha opinado que tienen en sus manos un potencial de conocimiento más grande que los de su generación, cuando el país era "una mierda" por la falta de libertades. "Donde no hay libertad es imposible", ha incidido. Ahora, con la llegada de las libertades, cree que se tienen unas herramientas para trabajar "impresionantes". Sobre esta cuestión, ha considerado que tanto en teatro como en cine se ha avanzado "muchísimo".

SIN PALABRA, EL MUNDO SERÍA DIFERENTE

"Si no tuviéramos palabra, ni conocimiento, este mundo no sería cómo es", ha señalado, para añadir después que este don que tenemos -palabra-- no acabamos de darle la importancia que tiene, según el actor.

Preguntado por las diferencias entre cine y teatro, ha apuntado que "obligatoriamente" es distinto el trabajo en uno que en otro, ya que son medios distintos. A esto ha añadido que en televisión apenas hay tiempo de trabajar, por lo que cambia la forma de aprender el trabajo de uno a otro.

Sobre su participación en la huelga de actores de 1975, ha explicado que hacían dos funciones diarias y no tenían tiempo para conciliar o descansar, por lo que cerraron todos los teatros de Madrid por cinco días para conseguir sus derechos. Ahí se creó entre los actores, según él, una concienciación, que no había, de contestación al Régimen. "No podíamos estar ajenos a lo que ocurría en el país", ha defendido, para añadir después que empezaron a pelear por sus derechos.

En cuanto al papel de Franco que interpretó, ha confesado lo difícil que le supuso hasta que se centró en el dictador niño y en cómo, a ojos del actor, llegó a ser cómo era. De hecho, ha explicado que cuando se enfrenta a un nuevo papel piensa que puede ser "todo lo peor y lo mejor que pueda haber dentro del ser humano y del mundo", pero con cuidado de no dejar escapar el "ángel malo".

Le importa mucho, cuando hace papeles de asesinos o violadores, por ejemplo, ver cómo eran de niños para empezar a entender al personaje. Con Franco fue algo parecido, pero le costó más. "Mientras más leía, más le odiaba", ha indicado, para recalcar que llegó a soñar que era Franco y amaba a 'Carmencita'.

Tanto fue la obsesión que llegó a decir que no lo iba hacer, pero luego empezó a estudiar qué le pasó a Franco en su infancia, al niño, "aquel orejotas tímido, envidioso de su hermano Ramón", con un padre "borracho". Tal fue el punto que empezó a coger cariño a aquel niño y empezó a entender la lógica de este, que fue desarrollar una personalidad que le preservara de su entorno y por eso, a su juicio, se hizo militar. Fue una manera de entrar al personaje, ha reconocido el actor.

Pero si hay un personaje al que tiene más aprecio, al margen de su papel en 'Los Santos Inocentes' que fijó un antes y un después en su carrera, es el que interpretó en 'La Noche Oscura' (1089), de Carlos Saura, con un texto del poeta Juan de la Cruz. Un texto que muchos años atrás le había valido el premio fin de carrera y al que descubrió por casualidad.

Sobre el panorama actual, se ha quejado del escaso apoyo económico del Ministerio de Cultura. Unido a ello, ha considerado que ve la situación, al igual que la del país, "mal", ya que el poder en general no quiere a la gente que piensa. "Nos han castigado bastante a todos", ha incidido, para opinar después que hay quien ha aprovechado una crisis "un tanto artificiosa".

Ha llamado la atención, además, sobre que haya que seguir las directrices de Europa. "A cambio de que nos llamen europeos hemos entregado muchas competencias", ha lamentado. "Esto se ha puesto en manos de no sabemos quién, pero que existen", ha recalcado, al tiempo que ha criticado la "mercantilización" de cualquier cosa

Sí que ha visto positivo la introducción de más partidos políticos. "A partir de ahora la mirada sobre nuestros problemas va a tener muchos matices", ha sostenido. "La dignidad es lo único que tenemos y la dignidad no se pisa", ha apuntado antes de animar a luchar y pelear por lo que uno defiende.

Para leer más