25 de mayo de 2019
  • Viernes, 24 de Mayo
  • 7 de junio de 2010

    La menor imputada en el crimen de Vallobín se enfrenta a ocho años de internamiento por asesinato

    OVIEDO, 7 Jun. (EUROPA PRESS) -

    La menor imputada en el crimen del barrio ovetense de Vallobín, L.L.R., en el que fue asesinada y descuartizada una mujer de 36 años en junio de 2009, se enfrenta desde hoy a la pena máxima contemplada por la Ley del Menor, de ocho años de internamiento -y tres más de libertad vigilada-, acusada de varios delitos, entre ellos asesinato y lesiones, así como a una indemnización por daños morales.

    Según informaron fuentes jurídicas a Europa Press, la vista oral se celebrará hasta el jueves a puerta cerrada en el Juzgado de Menores de Oviedo.

    En el juicio están citados un total de catorce testigos, entre los que se encuentran los otro cuatro imputados en el caso, tres en prisión provisional y una, la madre de la víctima, en libertad con cargos. Tanto esta, como el progenitor, personado en la causa como acusación particular, prestarán declaración ante el juez hoy lunes, día 7, al igual que Pablo B., hermano de la fallecida.

    Posteriormente, comparecerán ante el juez, en calidad de testigos, los también imputados, Jesús V.B., novio de la menor, y Cristian M.P., ambos inquilinos de la vivienda en la que sucedieron los hechos.

    La joven se encuentra en la actualidad en libertad vigilada, tras permanecer nueve meses internada en el centro de menores de Sograndio.

    LOS HECHOS

    A finales de junio de 2009, la Policía acudió al número 19 de la calle Mariscal Solís de Oviedo, tras recibir la llamada de la madre de la víctima, en la que alertaba de que su hijo había hallado restos humanos en la nevera.

    Posteriormente, en su declaración en Comisaría, Pablo B. confesó haber descuartizado a su hermana en la vivienda familiar la noche de San Juan tras una discusión y haber escondido los restos en la nevera, aunque apuntó a Jesús como autor material e intelectual del asesinato.

    En la casa además de la víctima y su hermano Pablo B., residía la madre de ambos, María del Rosario B.; Cristian M. P., de 21 años; Jesús V., de 19 años, y su pareja L. L. R., de 17 años, con su bebé.

    Durante la declaración ante el juez, otro de los imputados, Cristian M.P., llegó a señalar que cuando la víctima se caía al suelo de cansancio, Jesús V. B., Pablo B. B., y la menor -que entonces contaba con 17 años- le golpeaban en la cabeza con un libro y una barra de hierro y se reían de ella.