24 de agosto de 2019
  • Viernes, 23 de Agosto
  • 14 de noviembre de 2018

    La prevalencia de la diabetes entre la población asturiana aumenta del 5,4% al 8,5% en menos de una década

    La prevalencia de la diabetes entre la población asturiana aumenta del 5,4% al 8,5% en menos de una década
    SAE

    OVIEDO, 14 Nov. (EUROPA PRESS) -

    La prevalencia de la diabetes entre la población asturiana se ha elevado del 5,4% al 8,5% en menos de una década, concretamente desde 2008 hasta 2017, año en el que se llevó a cabo la IV Encuesta de Salud.

    La encuesta, que se presentará en los próximos días, refleja que el 8,6% de los varones y el 8,4% de las mujeres aseguran padecer esta patología. Los porcentajes se incrementan de modo significativo con la edad, hasta el punto que entre los mayores de 65 años, el 18,5% de la población se declara diabético.

    Esta patología limita las actividades de la vida diaria en el 19,1% de los varones y el 28,2% de las mujeres que la padecen, especialmente en el grupo de edad de 40 a 64 años, que ven mermadas sus capacidades en un 26,8%, y entre los mayores de 65, a quienes condiciona en el 25,6% de los casos.

    Estos datos se corresponden con los de una población en la que 4 de cada 10 personas solo hacen ejercicio físico ocasionalmente (40,9%) y una de cada tres no lo practica nunca (33,4%).

    Por eso, coincidiendo con el Día Mundial de la Diabetes, que se conmemora hoy, la Consejería de Sanidad recuerda la importancia de realizar actividad física regularmente y seguir una dieta sana y equilibrada para prevenir o retrasar la aparición de esta enfermedad.

    La prevención primaria de la diabetes actúa sobre los factores de riesgo modificables - aquellos relacionados, por ejemplo, con el entorno físico, el socioeconómico, los factores personales y de conducta-, lo que conlleva el control de parámetros como la tensión arterial, la obesidad, las dislipemias (altos niveles de lípidos), o la glucemia (presencia de azúcar en sangre), etcétera. En consecuencia, estas actuaciones disminuyen la tasa de incidencia de la enfermedad y sus complicaciones.

    El control de los factores cardiovasculares puede reducir hasta en un 50% la aparición de complicaciones micro y macrovasculares y también rebaja la mortalidad por todas las causas.

    Para combatir la diabetes es preciso luchar contra la obesidad y el sedentarismo y dedicar, como mínimo, 30 minutos a practicar una actividad regular de intensidad moderada al menos cinco días a la semana. Además, es necesario seguir una dieta saludable, que incluya entre tres y cinco raciones diarias de frutas y hortalizas, consumir regularmente legumbres y evitar azúcares y grasas saturadas.