14 de octubre de 2019
24 de enero de 2009

El Principado mantiene activo un dispositivo permanente de seguimiento de la osezna reintroducida en Somiedo

Los controles se realizan al amanecer, por la tarde y al anochecer, y en cada uno de ellos se mide la posición geográfica del animal

OVIEDO, 24 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Consejería de Medio Ambiente, Ordenación del Territorio e Infraestructuras mantiene activo un dispositivo permanente de vigilancia de la osezna reintroducida en Somiedo en el que participan equipos rotativos de guardería, que realizan a diario tres localizaciones del animal para comprobar su estado.

El operativo de vigilancia está dirigido por el Principado de Asturias a través de su personal de guardería de Medio Ambiente y de la Patrulla Oso, con el apoyo de la Fundación Oso Pardo (FOP), el Fondo para la Protección de Animales Salvajes (FAPAS) y el Centro Superior de Investigaciones Científicas, a través de la Estación Biológica de Doñana y el Instituto de Recursos Cinegéticos (IREC).

Los controles se realizan en tres momentos distintos del día --al amanecer, por la tarde y al anochecer-- para recopilar la máxima información posible sobre el comportamiento del animal. En cada uno de los controles se mide la posición geográfica de la osezna desde tres puntos --siempre los mismos-- para determinar la localización exacta del esbardo.

Esta operación es posible gracias a los dos equipos radioemisores que se adosaron a la osezna en el momento de su suelta, que se hizo el pasado 11 de noviembre de 2008. El sistema de seguimiento es tan exhaustivo que permite determinar, en función de la señal que se reciba de los citados equipos, si hay algún obstáculo físico entre el lugar donde se encuentra la osa y el punto de medición o si por el contrario la señal recibida es directa.

Desde su suelta hasta día de hoy, los controles han sido continuos. Están dirigidos permanentemente por la guardería de la Consejería pero con la colaboración de las principales organizaciones de conservación que trabajan en beneficio de la especie.

Por ejemplo, en el último mes, la FOP ha participado en 22 jornadas de seguimiento aportando cuatro guardas que se han ido rotando a diario, y el FAPAS colaboró en nueve jornadas. Por su parte, el Principado aporta, además del personal de guardería, el material necesario para hacer el seguimiento. La Consejería tiene un vehículo exclusivamente destinado al seguimiento de la osezna, dos GPS y los dos receptores de señal.

EN ESTADO DE SEMILETARGO

Como resultado de estos trabajos, el equipo de vigilancia ha comprobado ya que el animal se encuentra en estado de semiletargo porque apenas se desplaza. En los últimos días ha reducido sus movimientos a pequeños paseos a la entrada del refugio que ha escogido para pasar el invierno. La guardería ha realizado varios avistamientos del animal en las últimas jornadas de trabajo e incluso ha podido comprobar cómo la osezna recoge brezo a la entrada de la cueva para preparar el encame.

Desde su reintroducción al medio natural, el esbardo ha tenido que afrontar varios temporales de nieve que ha superado sin problemas aprovechando los refugios que el propio enclave natural de Somiedo le ofrece. Durante este tiempo, tampoco ha tenido dificultades para alimentarse y de hecho su aspecto físico actual es saludable. Incluso fue vista buscando provisiones entre la nieve y en lo alto de un árbol.

La experiencia, única en España, constituye un importante aporte al conocimiento de la especie y a la investigación. En este sentido, el director general de Biodiversidad y Paisaje del Principado de Asturias, José Félix García Gaona, explicó que "esta experiencia constituye una pauta de actuación muy importante para abordar la conservación de la biodiversidad en la región, habiendo puesto de manifiesto lo importante que es la cooperación de todos los agentes implicados".

"Es necesario trasladar el agradecimiento a todos aquellos que han intervenido en todo el proceso de recuperación y, en especial, en estos momentos a las personas que están llevando adelante el seguimiento del ejemplar, pues se trata de una tarea ardua que ha exigido y exige muchas horas de campo y no siempre en las circunstancias meteorológicas más apacibles", añadió el responsable regional.

LA HISTORIA DE LA OSEZNA

La osezna fue encontrada herida el 26 de junio de 2008 en las inmediaciones de la carretera de Villarín, en el Parque Natural de Somiedo, por una pareja de madrileños. Los primeros cuidados los recibió en una clínica veterinaria de Oviedo, pero a los pocos días fue trasladada al Parque Natural de Cabárceno, en Cantabria, para recibir una atención más especializada y adaptada al alcance de sus heridas.

El 25 de julio de 2008 se decidió su regreso a Asturias y su ubicación temporal en el Centro del Urogallo del Parque Natural de Redes, donde recibió los últimos cuidados y fue preparada para la reintroducción. Finalmente, su suelta en el Parque Natural de Somiedo --en un lugar cercano al punto donde fue encontrada-- se realizó el pasado 11 de noviembre.