9 de abril de 2020
22 de octubre de 2014

La tasa de rupturas matrimoniales en Asturias se situó en 2,2 por cada mil habitantes

La tasa de rupturas matrimoniales en Asturias se situó en 2,2 por cada mil habitantes
GETTY/ZIMMYTWS

MADRID/OVIEDO, 22 Oct. (EUROPA PRESS) -

   La tasa de rupturas matrimoniales en el Principado de Asturias se ha situado en 2,2 por cada 1.000 habitantes, una de las más altas de país, dejando a la comunidad autónoma en séptima posición, según los datos recogidos en la Estadística de Nulidades, Separaciones y Divorcios por el Instituto Nacional de Estadística (INE) correspondientes al pasado año 2013.

   Con una tasa media nacional de 2,1 nulidades, separaciones y divorcios por cada 1.000 habitantes en España, las comunidades autónomas que registraron los mayores niveles en comparación fueron Canarias (3,0), la ciudad autónoma de Ceuta (2,8) y Cataluña (2,5).

   Por el contrario, las que presentaron las menores tasas fueron Extremadura (1,4) y Castilla y León, Aragón, Castilla-La Mancha, Comunidad Foral de Navarra y País Vasco (todas ellas con 1,7).

   De este modo hubo en Asturias un total de 2.361 rupturas matrimoniales, de las cuales una fue nulidad, 132 separaciones y 2.277 divorcios.

EN ESPAÑA

   A nivel nacional, la duración media de los matrimonios en España hasta el divorcio es de 15,2 años, según los datos recogidos por el Instituto Nacional de Estadística correspondientes a 2013, que cifran en 5,5 años el tiempo que en general se tarda para conseguir la nulidad.

   La estadística, cuyos resultados no son comparables con los del año anterior por un cambio en la forma de recogida de los mismos, indica que en 2013 se produjeron 100.437 sentencias de nulidades (110), separaciones (4.900) y divorcios (95.427), lo que supuso una tasa de 2,1 por cada 1.000 habitantes.

   En total, tres de cada diez divorcios se produjeron después de 20 años de matrimonio, y el 20 por ciento, en uniones que habían durado entre un lustro y una década. En el caso de las separaciones, el 48,2% de los matrimonios tuvo una duración superior a 20 años, y el 15,6% entre cinco y diez.

   Así, los matrimonios disueltos por divorcio tuvieron una duración media de 15,2 años, mientras que la de los matrimonios separados fue de 20,8 años. Por su parte, el tiempo medio transcurrido entre el matrimonio y la declaración de nulidad fue de 5,5 años.

   Según explica, el año pasado en España se divorciaron fundamentalmente parejas de distinto sexo con edades entre 40 y 49 años en el caso de los hombres, y entre 30 y 39 años en el de las mujeres. En las separaciones, las más numerosas fueron entre personas de 40 a 49 años de edad, sin diferencias por género.

   La mayoría de los que acabaron disolviendo su matrimonio eran solteros antes de casarse, aunque un 6,9% de los hombres ya se habían divorciado antes y el 0,6% eran viudos. Entre las mujeres, el 6% eran divorciadas de una unión anterior y el 0,4% habían enviudado.

   También son mayoría (84,3%) los españoles en las nulidades, separaciones y divorcios registrados en 2013. En el 10,3% uno de los cónyuges era extranjero y en el 5,4% lo eran ambos.