28 de mayo de 2020
18 de diciembre de 2008

Tribunales.-El abogado de los abuelos del niño de más 100 kilos advierte de contradicciones en los informes psicológicos

El juicio, que se celebró hoy en el Juzgado de Familia, quedó visto para sentencia

OVIEDO, 18 Dic. (EUROPA PRESS) -

El abogado del niño obeso asturiano que llegó a pesar más de 100 kilos se mostró hoy disconforme con los informes de los psicólogos del juzgado que sometieron a un estudio al menor y sus abuelos que quieren recuperar su custodia. El abogado, Pablo Fernández, evitó comentar los informes al tratarse de un menor aunque señaló que "existen contradicciones con los escritos de la Consejería de Bienestar Social".

Fernández realizó estas declaraciones a los medios de comunicación a la salida del juicio que se prolongó durante dos horas en el juzgado de Familia número 1. El asunto ha quedado visto para sentencia tras escuchar las declaraciones del abuelo del menor, su hermano, de 18 años y los psicólogos del juzgado.

El juicio quedó aplazado, el pasado 9 de septiembre, debido a la prueba pericial exigida por el letrado de los abuelos en la que pretende demostrar que sus familiares se pueden hacer cargo de la alimentación y del cuidado del niño.

El letrado señaló que está de acuerdo con algunos puntos del informe psicosocial pero rechazó otras posturas de los psicólogos relativas a la tutela del niño y de su acercamiento a un centro de Oviedo, ya que el menor se encuentra bajo tutela del Principado de Asturias en un centro de Gijón. "Hay cosas que no han quedado suficientemente claras", apuntó.

Pablo Fernández señaló que durante la sesión realizó una "gran batería de preguntas" a los psicólogos para "intentar aclarar algunos puntos que no han quedado totalmente matizados", apostilló el letrado. Además, apuntó la defensa de los abuelos, el niño, de 12 años de edad, ha adelgazado ya cerca de 40 kilos. "Pregunté a los psicólogos en varias ocasiones qué tipo de comida hay que ingerir para engordar un kilo y medio al día y nadie me lo supo decir", añadió.

Respecto al estado anímico de la familia, señaló que el abuelo del niño "está muy mal". "Se podría decir que no puede vivir sin él", añadió el letrado que insistió que su postura es que el niño vuelva a vivir con sus abuelos y subsidiariamente, y "como mal menor", que se le acerque a un centro de Oviedo donde los abuelos puedan ir a visitarle.

El asunto se hizo público cuando los servicios sociales del Principado de Asturias inició, en febrero del año 2006, el expediente para retirar a unos abuelos la guarda del pequeño que entonces tenía 10 años y que pesaba más de cien kilos, atendiendo a las advertencias sanitarias que habían alertado del serio problema que corría la salud del pequeño.