22 de octubre de 2020
20 de diciembre de 2010

(AMPL) Biodiversidad y La Caixa impulsarán acciones en el parque Saja-Besaya, Santoña, Oyambre y Sierra del Escudo

La entidad financiera aportará el próximo año 600.000 euros al desarrollo del Programa de Conservación de Espacios Naturales

SANTANDER, 20 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Consejería de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca y Biodiversidad y la Obra Social 'la Caixa' impulsarán el próximo año acciones de restauración ambiental en el Parque Natural de las Marismas de Santoña, en el de Oyambre y en la Sierra del Escudo, y adecuarán una senda interpretativa para personas con discapacidad dentro del Parque Saja-Besaya.

Éstas son algunas de las actuaciones que se incluirán en 2011 en el Programa de Conservación de los Espacios Naturales Protegidos, al que la entidad financiera aportará 600.000 euros.

El consejero del área, Jesús Oria, y el delegado general de La Caixa, Carlos Serrano, han firmado este lunes un convenio de colaboración en presencia de la directora general de Biodiversidad, María Eugenia Calvo, y del responsable de 'la Caixa' en Cantabria, César Gil.

Este acuerdo prorroga la colaboración que mantienen la Consejería y la entidad financiera desde el año 2009 en el ámbito de los Espacios Naturales Protegidos de Cantabria, que ha permitido realizar una inversión conjunta de cuatro millones de euros en los dos últimos años.

Según ha destacado Oria, el nuevo convenio "consolida las líneas de trabajo ya iniciadas y refuerza la ejecución de proyectos de restauración ambiental y recuperación de áreas degradadas".

En las próximas semanas se cerrará el listado definitivo de actuaciones previstas para 2011, algunas de las cuales ya han sido avanzadas por el consejero.

Así, el próximo año se realizarán acciones de regeneración y recuperación ambiental del sistema dunar de Berria y de la Marisma de Victoria (Noja), ambas dentro del Parque Natural de las Marismas de Santoña, Victoria y Joyel.

Asimismo, se acometerá la restauración ambiental de la ría de La Rabia, en el Parque Natural de Oyambre, y se adecuará una senda interpretativa para personas con discapacidad en el Parque Saja-Besaya. Además, se restaurarán hábitats de turbera en al LIC (Lugar de Interés Comunitario) de la Sierra del Escudo, incluido en la Red Natura 2000.

Para ello, se contratará a personas en riesgo de exclusión. El número concreto de trabajadores dependerá del listado definitivo de actuaciones, pero Carlos Serrano ha confiado en mantener al menos la misma media de ejercicios anteriores, en los que se ha empleado a 94 personas con discapacidad, drogodependientes, presos en tercer grado, inmigrantes, mujeres con cargas familiares y otros colectivos en riesgo de exclusión.

POTENCIAL SOCIAL Y ECONÓMICO

En este sentido, el consejero ha destacado el "enorme potencial social y económico" vinculado al desarrollo de la Red de Espacios Protegidos que constituyen, al mismo tiempo, "un activo para el desarrollo sostenible" del medio rural.

Así, ha aludido a un informe de la Fundación Biodiversidad que cifra en 11.000 las personas que trabajan en España en los alrededor de 1.700 espacios naturales protegidos existentes en el país y prevé además un crecimiento del empleo del 150 por ciento en los próximos cinco años.

En el caso de Cantabria trabajan en este ámbito, además de los funcionarios de la Dirección General de Biodiversidad, más de 40 personas dedicadas al programa de Uso Público de la Red de Espacios (a través de empresas públicas y mediante un convenio con la Red Cántabra de Desarrollo Rural).

Si se suman los trabajadores contratados en el marco del convenio con 'la Caixa', la Red de Espacios Naturales Protegidos ha permitido en los dos últimos años (2009-2010) la contratación de más de 130 personas y ha supuesto una inversión cercana a los 4 millones de euros, incluidas las aportaciones de la entidad financiera y las inversiones de la Consejería.

ESPACIOS NATURALES

La Red de Espacios Naturales Protegidos de Cantabria, creada en el año 2006, está integrada por 36 espacios protegidos que suman unas 155.000 hectáreas y suponen cerca del 30 por ciento de la superficie de la Comunidad.

Gracias a los convenios con la Obra Social 'la Caixa' en los últimos años se han ejecutado ya actuaciones de eliminación de plantas invasoras, se han impulsado labores de sensibilización, se han diseñado rutas y senderos de interpretación, y se han recuperado hábitats del oso pardo y el urogallo, entre otras actuaciones.

La colaboración de 'la Caixa' y la Consejería no se limita a la Red de Espacios Naturales Protegidos. Se inició hace cuatro años y, desde entonces, la entidad ha invertido en la región 3,6 millones de euros.

El delegado de 'la Caixa' ha resaltado los "buenos resultados" que se están observando y eso, según dice, es lo que les anima a seguir apoyando estas iniciativas de la Consejería. Ese apoyo se suma al convenio de colaboración que mantiene la entidad con el Gobierno cántabro, que en 2010 ha supuesto un desembolso de 8 millones de euros.