22 de marzo de 2019
  • Jueves, 21 de Marzo
  • 16 de septiembre de 2008

    La CHC invirtió en 2007 en Cantabria 214.000 euros en restauración, mantenimiento y limpieza de cauces

    SANTANDER, 16 Sep. (EUROPA PRESS) -

    La Confederación Hidrográfica del Cantábrico (CHC) realizó en 2007 en Cantabria 22 actuaciones en materia de restauración mantenimiento y limpieza de cauces que sumaron más de 214.000 euros. En total, este organismo invirtió en el conjunto de las provincias que abarca cuatro millones (3.999.611,69 euros), según consta en el Plan de Actuación de la Confederación consultado por Europa Press.

    Al margen de Cantabria, la Confederación realizó 111 actuaciones en Asturias por importe de 1.622.188 euros; 5 en Burgos (108.441 euros); 34 en León ( 668.554 euros); 6 en Lugo (226.988 euros); 12 en Navarra (283.956 euros); 25 en Orense (508.844 euros); y 15 en Pontevedra (365.933 euros).

    Los trabajos realizados en 2007, que dieron continuidad a los hechos en 2005 y 2006, se enmarcan dentro del proyecto de Conservación y Mejora del Estado del Dominio Público Hidráulico en la Confederación. Estas actuaciones han permitido dar una "rápida respuesta" a problemas puntuales existentes en los cauces, tales como acumulación de sólidos, taponamientos, excesos de vegetación presencia de basura, eliminación de barreras transversales al cauce y de infraestructuras en desuso, etc..

    En este sentido los trabajos efectuados se han encaminado, en general, a mejorar la capacidad de desagüe del río. De este modo se han evitado o reducido, en la medida de lo posible , las afecciones por inundación a las personas, construcciones, instalaciones y bienes ubicados en los terrenos próximos a los cauces.

    Asimismo, se han realizado actuaciones enfocadas a la protección de márgenes con utilización de técnicas de bioingeniería, y se ha prestado una especial atención a la eliminación de azudes correspondientes a aprovechamientos en desuso y otras estructuras emplazadas en el dominio público hidráulico, con objeto de recuperar las condiciones naturales de esos tramos de cauce y facilitar la continuidad transversal de la dinámica de acarreos y de la fauna piscícola.

    Según el informe de la CHC, estos trabajos de conservación y mantenimiento permiten corregir situaciones que, de prolongarse en el tiempo, pueden desembocar en "mayores afecciones y costes superiores" no sólo desde el punto de vista económico sino también social y medioambiental.

    En año 2007 se incorporó al programa de acondicionamiento de cauces un equipo de TRAGSA compuesto por un licenciado en Ciencias Ambientales, un licenciado en Biología, un Ingeniero de Montes y un Ingeniero Agrónomo, que participan en la priorización de los trabajos y en el desarrollo de los mismos, con la supervisión del Servicio de Estudios Medioambientales e Hidrológicos de la Confederación.