8 de diciembre de 2019
  • Sábado, 7 de Diciembre
  • Viernes, 6 de Diciembre
  • Jueves, 5 de Diciembre
  • 29 de junio de 2010

    Licitan en 148.480 ? actividades en los centros de Corconte, Fontibre, Riopanero y La Puente del Valle

    SANTANDER, 29 Jun. (EUROPA PRESS) -

    La Consejería de Medio Ambiente del Gobierno de Cantabria publica hoy un anuncio por el que se licita en 148.840 euros (IVA incluido) el servicio de gestión, atención al público y desarrollo de actividades de educación ambiental en los centros de visitantes del pantano del Ebro (Corconte), del río Ebro (Fontibre), del Monte Hijedo (Riopanero), y la Piedra en Seco (La Puente del Valle).

    El servicio de gestión, atención al público y actividades en estos centros será adjudicado por procedimiento abierto y tramitación urgente, y tendrá un plazo de ejecución de nueve meses.

    Los licitadores interesados podrán presentar sus ofertas en el Servicio de Contratación y Compras de la Consejería de Presidencia y Justicia del Gobierno de Cantabria, hasta las 13 horas del próximo 7 de julio.

    Los cuatro centros dependen del Centro de Investigaciones del Medio Ambiente (CIMA), adscrito a su vez a la Consejería que dirige Francisco Martín.

    CENTROS DE VISITANTES

    El Centro de Visitantes del Embalse del Ebro, ubicado en Corconte, desarrolla el ciclo del agua, mientras que el del Río Ebro, (Fontibre) pretende mostrar al visitante la diversidad cultural, social y paisajística que el río ha generado a lo largo de la historia.

    Por su parte, el Centro del Monte Hijedo, ubicado en una casa-torre de origen medieval ubicada en Riopanero, exhibe la riqueza del patrimonio forestal de la región, prestando especial atención al robledal del Monte Hijedo.

    Por último, en el Centro de Visitantes de la Piedra en Seco se da a conocer el patrimonio arquitectónico rural de la región. En concreto, se muestra una técnica de construcción tradicional que utiliza únicamente piedras, sin ningún tipo de mortero o aglutinante para su fijado, y que ha servido para levantar multitud de construcciones en Cantabria, como los muros que delimitan las parcelas hasta los 'chozos' que hay en el paisaje rural.