14 de octubre de 2019
  • Domingo, 13 de Octubre
  • Sábado, 12 de Octubre
  • 24 de septiembre de 2009

    Unos 6.400 cántabros mayores de 50 años padecen glaucoma, segunda causa de ceguera en España

    SANTANDER, 24 Sep. (EUROPA PRESS) -

    Unos 6.400 cántabros mayores de 50 años padecen la enfermedad del glaucoma, que es la segunda causa de ceguera en España, según cifras ofrecidas durante el 85 Congreso de la Sociedad Española de Oftalmología, que se celebra esta semana en Santander.

    En Cantabria, se estima que el 2% de la población sufre glaucoma, una tasa que asciende al 3% en las personas mayores de 50 años, y las previsiones apuntan a que en diez años esta cifra aumentará en casi un 34%.

    El glaucoma es la segunda causa de ceguera en España después de la retinopatía diabética, y sin embargo es una enfermedad completamente desconocida, hasta el punto de que el 50% de las personas que la padecen no están diagnosticadas.

    Se trata de una enfermedad ocular caracterizada por la lesión progresiva del nervio óptico y la pérdida del campo visual. La lesión del nervio óptico está relacionada con el aumento de la presión en el interior del ojo o presión intraocular.

    Ante la trascendencia y desconocimiento de esta patología, los 2000 especialistas que se reúnen estos días en Santander en el 85 Congreso Nacional de la Sociedad Española de Oftalmología, SEO, analizan los motivos de la prevalencia del glaucoma y los avances terapéuticos desarrollados en la última década para tratarlo.

    El doctor Julián García Sánchez, catedrático de Oftalmología de la Universidad Complutense de Madrid, admite que "el glaucoma es una enfermedad frecuente que está infradiagnosticada e insuficientemente tratada" y recuerda que un 54% de los pacientes con glaucoma desarrolla ceguera en un solo ojo, mientras que el 22% la sufre en los dos.

    Entre las nuevas terapias que se han podido conocer durante el congreso y que ya están disponibles, el doctor destaca las prostaglandinas sin conservantes, y opina que "el glaucoma debería tratarse con medicaciones sin conservantes, dada su cronicidad, su coexistencia con el ojo seco, y la necesidad de mantener la adhesión al tratamiento y preservar una superficie ocular sana por si fuese preciso la cirugía".