18 de febrero de 2019
25 de julio de 2018

Calvo-Sotelo: francés y Derecho comparado son elementos "estructurales" del TJUE

Cree que "no" es "aconsejable" introducir el inglés "ni siquiera con carácter experimental" como lengua de trabajo del Tribunal

Calvo-Sotelo: francés y Derecho comparado son elementos "estructurales" del TJUE
EUROPA PRESS

SANTANDER, 25 Jul. (EUROPA PRESS) -

El juez del Tribunal General de la Unión Europea (UE) Leopoldo Calvo-Sotelo Ibáñez-Martín, ha reivindicado este miércoles que el idioma francés y la "dieta rigurosa" en Derecho comparado son los dos elementos "estructurales" del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) en el proceso de construcción de la UE como unión de Derecho.

Así, se ha referido al francés como elemento "por acción" y como "vehículo indispensable" para la creación y el desarrollo del Derecho de la UE, hasta el punto de que ha defendido que sigue siendo en la actualidad una "técnica decisiva de reducción a la unidad" como lengua de trabajo del TJUE, con sede en Luxemburgo.

"El francés es una herramienta indispensable a la hora de cultivar y practicar el Derecho de la UE. El Tribunal de Justicia es todavía hoy una isla francófona entre las instituciones y órganos de la UE", ha asegurado en su intervención inaugural del encuentro 'El Tribunal de Justicia de la UE como garante de una Unión de Derecho', en los Cursos de Verano de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), en Santander.

Por este motivo, cree que "no" es "aconsejable" la introducción del inglés "ni siquiera con carácter experimental" como lengua de trabajo de este Tribunal, al tiempo que ha añadido que la lengua inglesa es la que se habla "por todas partes" en el Tribunal de Cuentas Europeo, que está a 200 metros del TJUE.

Igualmente, ve "importante" destacar que esta característica lingüística va "en cierta medida a contracorriente" de la globalización, pero es "fundamental" en la construcción del Derecho europeo.

"MUY POCO" DERECHO COMPARADO HA "SALVAGUARDADO LA NEUTRALIDAD"

En cuanto al segundo elemento "por omisión", la "dieta rigurosa" de Derecho comparado, ha explicado que se da, "contra lo que intuitivamente podría parecer", en el proceso de construcción del Derecho de la UE. Calvo-Sotelo ha explicado que esta dieta se basa en que haya "muy poco" de este tipo de Derecho.

"El Derecho comparado aparece ciertamente en las opiniones de los abogados generales, pero rara vez en las sentencias. Esa dieta rigurosa de Derecho comparado es la que ha salvaguardado la neutralidad, el carácter incoloro del Derecho de la UE, fundamental, sin duda, para su aceptación no solamente de los seis países en los seis países fundadores en su momento, sino con mucha mayor razón, hoy día en los todavía 28 Estados miembro", ha relatado.

En su intervención, Calvo-Sotelo también ha explicado que el europeísmo español tiene dos frente, el institucional y el doméstico, que es un "fermento imprescindible". Asimismo, ha destacado que la fórmula que dice que la UE es una "federación jurídica sobre un sustrato político que no tiene carácter federal" es "sintética y brillante", así como que la expresión unión de Derecho es "particularmente feliz".

En esta inauguración también ha intervenido el letrado de este Tribunal y director del encuentro, Juan Ignacio Signes de Mesa, que ha reivindicado el carácter de "cotidianidad" del TJUE y que no se exagera" cuando se afirma que si la UE se comporta como una "unión de Derecho" desde su origen es debido a la interpretación que hace este Tribunal de los tratados. En su opinión, esta es una de las piezas de "más estabilidad" en los actuales "tiempos convulsos".