30 de septiembre de 2020
20 de diciembre de 2010

CC.OO. respalda movilizaciones "contundentes" si el Gobierno no rectifica sobre la jubilación

Arce asegura que el Ejecutivo "no deja otra alternativa" y aventura el 26 de enero como fecha "posible" de una nueva huelga general

CC.OO. respalda movilizaciones "contundentes" si el Gobierno no rectifica sobre la jubilación
CCOO/EP

SANTANDER, 20 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Consejo regional de CC.OO. de Cantabria ha respaldado este lunes la propuesta de su secretario general, Vicente Arce, de responder con movilizaciones "contundentes" a la propuesta del Gobierno de retrasar la edad de jubilación a los 67 años, y ha anticipado el 26 de enero como fecha "posible" de una nueva huelga general "si el Ejecutivo de Zapatero no rectifica".

Según ha explicado Arce en su informe, que ha sido aprobado por 27 votos a favor y siete abstenciones, el anuncio del Gobierno de elevar dos años la edad de jubilación sitúa a los sindicatos mayoritarios en una posición "muy delicada", que no les deja "otra alternativa que intensificar las movilizaciones, sin descartar una huelga general que podríamos convocar para el 26 de enero".

El máximo responsable de CC.OO. ha asegurado que el Gobierno "ha vuelto a desdecirse de lo dicho en materia de pensiones y anuncia que legislará de nuevo a golpe de decreto, sin importarle que exista o no acuerdo en el Pacto de Toledo, marco de negociación en la que hoy más que nunca nuestro sindicato defiende que se lleve a cabo cualquier reforma del sistema de la Seguridad Social".

Arce ha subrayado que CC.OO. "está dispuesto" a negociar y abordar esta reforma "con la misma lógica" que en los tres anteriores acuerdos, esto es, equilibrio entre ingresos y gastos, equidad interna y contributividad, pero que "no va a tolerar que se trate de imponer nuevos sacrificios a los trabajadores".

"Somos conscientes de que algo hay que hacer porque la evolución de las pensiones camina hacia un crecimiento importante del número de pensionistas, que además cobrarán durante más tiempo sus pensiones debido a que las expectativas de vida de los españoles son cada vez mayores. Pero desde luego este no es el camino", ha resaltado.

INCENTIVAR EL RETRASO VOLUNTARIO

Así, ha indicado que, frente a elevar la edad de jubilación de forma obligatoria, opción que rechaza "rotundamente", CC.OO. apuesta por incentivar más aún el retraso de la edad de jubilación de forma voluntaria, con lo que, a su juicio, se conseguiría acercar a los 65 años la edad "real", que ahora se sitúa en los "63 años y 10 meses".

Igualmente, ha expresado el rechazo del sindicato a incrementar el número de años exigidos para alcanzar el 100% de la base reguladora ya que, según ha destacado, "hoy, el 70% de los cotizantes al Régimen General lo hace durante 35 años o más y disfrutan de ese 100 por ciento; pero si se eleva a 37 o 40 años, el número de pensionistas que percibirían ese porcentaje se podría reducir al 50%".

Por otro lado, ha afirmado que CC.OO. sigue defendiendo el derecho a acceder a la jubilación anticipada con coeficientes reductores, a pesar de que el Gobierno "trate de eliminarla", ya que en su opinión esta propuesta "no resulta más costosa para la Seguridad Social y es coherente con el modo de acceso flexible a la jubilación que propugnamos".

JUBILACIÓN PARCIAL

En relación a la jubilación parcial, ha resaltado que esta figura "está otra vez en el ojo del huracán del Gobierno, después de que este haya eliminado el periodo transitorio pactado en el acuerdo de Pensiones de 2006.

Según ha dicho, aunque la jubilación parcial tiene un coste más elevado para la Seguridad Social que la ordinaria, su utilización, que CC.OO. logró introducir en un acuerdo firmado en solitario, "se ha manifestado como una herramienta útil para la renovación de plantillas".

Así, ha recordado que la evolución de la jubilación parcial, que ha sido creciente hasta 2008, ejercicio en el que llegó a superar el 14% de las pensiones causadas, se ha reducido en estos dos últimos años muy probablemente como consecuencia de la crisis.

"En caso de que el Gobierno plantee este debate "nuestra posición será la de una mayor distribución de sus costes entre la Seguridad Social, que incorpora un nuevo cotizante; la empresa, que debiera hacer una sobrecotización; y el pensionista, al que podría aplicársele un coeficiente reductor menor que el aplicado con carácter general", ha dicho.

VIUDEDAD Y ORFANDAD

Arce ha defendido igualmente como "necesaria" una nueva regulación de las prestaciones de viudedad y orfandad, incrementando las actuales y disminuyendo o sustituyendo las futuras cuando haya otras rentas, tanto de pensiones como salariales.

"Se debe incrementar la pensión máxima si se incrementan las cotizaciones de las bases máximas. Hay que tener en cuenta que no todas las personas que cotizan por bases máximas reciben después la pensión máxima, pues la aplicación de coeficientes reductores pueden dejarla por debajo", ha recalcado.

Por otro lado, se ha mostrado partidario de "incrementar el periodo de cálculo de las pensiones", ya que esa ampliación reduciría el gasto en pensiones, además de que "no tendría impacto en cotizantes por bases máximas ni tampoco en los pensionistas que deban percibir complementos a mínimos, pero sí tendría en cambio una evolución positiva en la cotización durante los últimos años de la vida laboral de colectivos importantes, especialmente de aquellos que pierden el empleo antes de la edad de jubilación".

Finalmente, ha abogado por un mayor reconocimiento de las carreras más largas de cotización. A su juicio, esta medida no solo conllevaría ligar el 100% de la base reguladora a la edad de 65 años y 35 años cotizados, sino que también permitiría la aplicación de otras variables, como la disminución de los coeficientes reductores para la jubilación anticipada y la mejora de la pensión por encima del 100% cuando se alcancen los 40-45 años cotizados.