22 de abril de 2019
  • Domingo, 21 de Abril
  • Sábado, 20 de Abril
  • 6 de enero de 2010

    Las cifras de visitas en Altamira en 2009 igualan las de 2008 a falta de computar los datos de diciembre

    El museo rompe la tendencia de descenso de visitantes registrada en los últimos años

    SANTANDER, 6 Ene. (EUROPA PRESS) -

    El Museo Nacional y Centro de Investigación de Altamira puede cerrar el año 2009 mejorando sus registros de visitas y rompiendo la tendencia de descensos de los últimos años. A falta de sumar los datos de diciembre, Altamira recibió el pasado año casi las mismas visitas que en 2008, por lo que cabe esperar una mejora de los resultados finales cuando se compute el último mes del año.

    Según datos del Ministerio de Cultura consultados por Europa Press, de enero a noviembre de 2009 pasaron por el museo 243.332 visitantes.

    Con medio millar más de visitas que se contabilicen se igualará el registro de 2008, cuando se alcanzaron 243.869 visitantes. Y no parece difícil, porque en los últimos cinco años el mes de diciembre ha contabilizado no menos de 5.900 visitas y en algunos casos ha superado incluso las 10.000.

    De confirmarse ese repunte de las visitas en Altamira, se invierte una tendencia de retroceso del centro. Así, en 2008 la afluencia de visitantes se recortó un 6,91 por ciento; y en 2007 el descenso fue del 2,44 por ciento.

    De las más de 243.000 personas recibidas hasta noviembre en el museo, alrededor del 47 por ciento correspondieron a los meses de junio, julio y agosto.

    Con los datos publicados hasta el momento, el mes en el que se registraron más visitantes fue agosto, con 51.326, seguido de julio (38.780), abril (25.303), junio (23.822), septiembre (24.590) y mayo (23.237).

    Por su parte, en enero se contabilizaron 4.604 visitantes (igual que en el mismo mes de 2008), en febrero 6.840, en marzo 15.479 visitantes, en octubre 19.117 y en diciembre 10.234.

    El Museo Altamira, que alberga además la réplica de la cueva, se inauguró en julio de 2001. La exposición se articula en dos grandes áreas, la neocueva y las salas dedicadas a 'Los tiempos de Altamira'.

    En la primera de dichas áreas, se puede conocer cómo era Altamira hace 15.000 años a través de una reproducción rigurosa y exacta de la cueva y de sus pinturas, mientras en las salas del museo se presenta una exposición sobre la vida cotidiana y el arte durante el Paleolítico Superior. La visita a ambos espacios se completa habitualmente con talleres y otras propuestas.