10 de diciembre de 2019
25 de junio de 2009

Colaboradores de Suárez y Carrillo reivindican el protagonismo del pueblo español en la transición

Aseguran que su "principal preocupación" entonces fue "dar al pueblo lo que quería" y lograr el "consenso"

SANTANDER, 25 Jun. (EUROPA PRESS) -

Aurelio Delgado, uno de los asesores en La Moncloa del ex presidente del Gobierno Adolfo Suárez, y Teodolfo Lagunero, miembro del Partido Comunista y colaborador directo de su secretario general, Santiago Carrillo, coincidieron hoy en reivindicar el protagonismo que tuvo el pueblo español en el desarrollo de la transición desde la dictadura del general Franco a la democracia.

Ambos participan en el encuentro 'La transición a la democracia en España' que, con el patrocinio del Gobierno de Cantabria, se celebra esta semana en el marco de los cursos de verano de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) de Santander, y que reúne a figuras de la época como Rafael Arias Salgado, o Ramón Tamames, entre otros.

Así, el asesor de Suárez, que además era su cuñado, elogió como los ciudadanos supieron aguantar en esos años incluso una situación "terrorífica" de atentados de ETA que hoy podría haber "desestabilizado el país". Pero el "sabio" pueblo español, "aguantó hasta eso", subrayó.

De hecho, la "máxima preocupación" de Adolfo Suárez mientras ocupó la Presidencia del Gobierno fue precisamente "conseguir el consenso", al entender que eso era "lo que quería el pueblo". "Y había que dárselo", añadió. En este sentido, el comunista Lagunera llegó a definir el momento histórico de la transición como "dar a la gente lo que quería".

Esta atención a los intereses de los ciudadanos fue lo que motivó que, ante una grave situación económica "que había que resolver", se firmaran los Pactos de La Moncloa, que luego Delgado ha comprobado con "sorpresa" y durante el desarrollo de este curso que se han "exportado" a otros países, en Sudamérica o Rusia, entre otros.

A su vez, el empresario, abogado y catedrático de Derecho Mercantil Teodolfo Lagunero también ensalzó como durante la transición el pueblo no quería "aventuras comunistas o socialrevolucionarias", lo que hizo que el Partido Comunista se centrara en apoyar el paso a la democracia, de acuerdo a su trayectoria de combate al franquismo.

Lagunero es conocido, entre otras cosas, por ser quien acompañó a Santiago Carrillo en su regreso a España tras la legalización del Partido Comunista con la ya famosa peluca con la que el líder opositor se disfrazaba para camuflar su identidad.

Este miembro del Partido Comunista valoró que entonces su partido supo entender que los ciudadanos no querían "ni fascismo ni saltos al vacío", frente a lo que sucede ahora con el PC e Izquierda Unida, marcados por "luchas internas que no sirven para nada".

"El Partido Comunista tiene que adaptarse a lo que quiere el pueblo, y hoy el pueblo español quiere luchar contra la crisis y el paro", aseveró Lagunero, por lo que instó a que su partido no se "distraiga" con otra cosa que no sea "defender los intereses del pueblo".

Uno de los directores del curso, el catedrático emérito de Sociología de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) Juan Fernández Nicolás, miembro como sus compañeros del encuentro de la Asociación en Defensa de la Democracia, destacó el papel en ese proceso, junto al pueblo, de Adolfo Suárez y del rey Don Juan Carlos.

En este punto, Lagunero mostró su discrepancia, ya que, aunque reconoció el papel "importante" jugado por el Rey, que actuó como "bisagra o llave para la democracia", sostuvo que en realidad lo hizo para "salvar la corona", al llegar al convencimiento de que la única forma de ser monarca era siendo un "rey democrático".