26 de abril de 2019
  • Jueves, 25 de Abril
  • 30 de enero de 2010

    Detectado el uso fraudulento de 168 tarjetas de aparcamiento reservadas a discapacitados ya fallecidos

    El Consistorio intensifica el control sobre la utilización indebida de aparcamientos para personas con movilidad reducida

    SANTANDER, 30 Ene. (EUROPA PRESS) -

    El Ayuntamiento de Santander ha detectado la utilización fraudulenta de 168 tarjetas de aparcamiento, reservadas a personas con movilidad reducida, ya fallecidas, por lo que intensificará el control de este tipo de plazas.

    En concreto, el alcalde, Íñigo de la Serna, anunció que se efectuarán "rigurosos controles" para evitar la utilización fraudulenta de tarjetas de aparcamiento correspondientes a personas ya fallecidas.

    El alcalde señaló que existen tarjetas, cuyos propietarios han fallecido, que no han sido dadas de baja y están siendo utilizados por otras personas. Estas tarjetas son de uso personal e intransferible, por lo que en el momento en el que la persona beneficiaria de la misma fallece, lo correcto es comunicar al Ayuntamiento el fallecimiento para poder darla de baja.

    El Consistorio ha detectado, tras unos meses de estudio e investigación, que ahora hay un total de 168 tarjetas que no han sido dadas de baja de otras tantas personas que han fallecido en los últimos años. El Ayuntamiento dará de baja de manera automática las 168 tarjetas e incrementará la realización de comprobaciones periódicas para actualizar los datos de las personas beneficiarias de las mismas.

    En caso de que éstas se sigan utilizando de manera indebida se impondrán las correspondientes sanciones. En este sentido, el Ayuntamiento recordó que existen casos en los que la utilización fraudulenta de estas tarjetas ha supuesto penas de cárcel.

    De hecho, De la Serna así se lo confirmó esta semana la Junta Directiva de la Coordinadora de Minusválidos de Cantabria, con la que mantuvo una reunión de trabajo en la sede de la citada asociación, en la que estuvo acompañado del concejal de Autonomía Personal, Roberto del Pozo.

    La Coordinadora agradeció el interés del Ayuntamiento por atajar la indebida utilización de esta tarjeta por parte de algunas personas. Coincidieron con el alcalde en señalar que estos aparcamientos son una necesidad básica para las personas con movilidad reducida y una utilización indebida de los mismos es "una falta de respeto y una vulneración de los derechos" de todos ellos.

    En estos momentos en Santander existen alrededor de 320 aparcamientos reservados para personas con discapacidad. El Ayuntamiento tiene concedidas un total de 1.433 tarjetas a otras tantas personas con movilidad reducida. De todas ellas, cerca de 200 pertenecían a personas que ya han fallecido y que serán dadas de baja de manera automática.

    MEDIDAS COMPLEMENTARIAS

    De la Serna recordó que los agentes de movilidad del Ayuntamiento realizan un servicio especial de vigilancia en las plazas de aparcamiento reservadas para personas con movilidad reducida. Fruto de este dispositivo se sanciona a aquellas personas que no están autorizadas y carecen de la tarjeta concedida a tal efecto para aparcar.

    Este control se realiza también en las paradas de autobús, ya que los conductores que aparcan en los citados espacios ocasionan también situaciones de inseguridad a las personas mayores con dificultades de movilidad, personas en sillas de ruedas, con bastones, etcétera.