29 de enero de 2020
  • Martes, 28 de Enero
17 de marzo de 2010

Ecologistas en Acción cree que la variante Este de Comillas "ha encontrado la horma de su zapato en los tribunales"

Dicen que el proyecto está "plagado de irregularidades", supone un "despilfarro" y causaría "daños irreversibles" a paisaje y patrimonio

SANTANDER, 17 Mar. (EUROPA PRESS) -

Ecologistas en Acción Cantabria consideran que la variante Este de Comillas "ha encontrado la horma de su zapato en los tribunales y en la Unión Europea", que han "anulado definitivamente" un proyecto "plagado de irregularidades y desafíos legales a los marcos de racionalidad económica, jurídica, administrativa y ambiental en que debió situarse desde el primer momento".

El trazado de la variante Este de Comillas ha sido anulado por la Sala de lo Contencioso-Administativo del Tribunal Superior de Justicia de Cantabria (TSJC). Las obras permanecían paralizadas desde junio del pasado año como medida cautelar por decisión de la misma sala.

En un comunicado, Ecologistas en Acción critica a los promotores del proyecto (el Gobierno de Cantabria) por hacer una "lectura optimista" de la resolución de la Confederación Hidrográfica del Norte pese a que sus "falseadas conclusiones" estaban pendientes de recurso, se hicieron "a posteriori" del proyecto e inicio de las obras, y son "la penosa expresión de un informe a la carta que no ha dudado en tergiversar los datos técnicos e hidráulicos más elementales".

También critica a la CROTU (Comisión Regional de Ordenación del Territorio y Urbanismo) y a las direcciones generales de Biodiversidad, Obras Hidráulicas y Ordenación del Territorio y Urbanismo porque "no se pronunciaron en su momento oponiéndose a los impactos denunciados".

Los ecologistas se cuestionan además cómo es posible hacer una obra de la "envergadura" de la variante de Comillas, --con una inversión cercana a los 8 millones de euros--, "sin los datos básicos de la naturaleza y la composición del tráfico".

Se trata, según dicen, de un "despilfarro" en una obra "innecesaria y absurda", que iba a causar "daños irreversibles" al patrimonio natural y cultural, a la biodiversidad y al paisaje en "uno de los escenarios mejor conservados de la cada vez más castigada y destrozada villa".

A ello se añade que el proyecto se basa en "una política de hechos consumados", ya que "no tenía las autorizaciones pertinentes y había sido paralizada".

RUIDOS MEDIÁTICOS

Por todo lo anterior, Ecologistas en Acción considera que la reciente entrega del premio BASF Construcción al proyecto y las declaraciones al respecto de la alcaldesa de Comillas, María Teresa Noceda, y el consejero de Obras Públicas, Ordenación del Territorio, Vivienda y Urbanismo, José María Mazón, no son más que "ruidos mediáticos" que "no han tenido éxito".

Respecto a la situación de Comillas, los ecologistas sostienen que la variante "no tenía en cuenta" que los "supuestos problemas" en el interior de la trama de la localidad son "completamente independientes de que se haga o no la variante", ya que la intensidad del tráfico se "mantendrá", según aseguran.

Agregan que "lo que necesita Comillas" son aparcamientos disuasorios, carriles-bici, continuidad y seguridad de itinerarios y áreas peatonales que "disuadan" el tráfico y "articulen" el centro histórico con la playa, las periferias residenciales y el complejo de la Universidad, entre otras cuestiones.