12 de agosto de 2020
20 de octubre de 2008

Frenos Iruña asume la gestión de la antigua Greyco, que producirá entre 800 y 1.100 toneladas mensuales

La fábrica incorpora una nueva línea de frenos para aerogeneradores y concluye con este traspaso el proceso concursal

SANTANDER, 20 Oct. (EUROPA PRESS) -

La empresa Frenos Iruña ha asumido la gestión de la antigua Greyco tras cerrar un acuerdo con el Gobierno regional y recibir el visto bueno del juzgado que ha tutelado la marcha de la empresa desde el inicio del proceso concursal a principios de año. El nuevo proyecto industrial para la factoría prevé la producción de entre 800 y 1.100 toneladas mensuales con una plantilla de 80 trabajadores, 26 menos de los que tenía la fábrica.

La vicepresidenta cántabra y consejera de Empleo y Bienestar Social, Lola Gorostiaga, junto al consejero de Industria, Javier del Olmo, y a Patxi Ceberio, en representación de los nuevos propietarios de Greyco, explicó hoy en rueda de prensa el traspaso de activos materializado esta misma mañana.

De esta forma, Frenos Iruña, a través de Fundición Greyco S.L., asume los activos de la antigua Greyco que durante casi un año han estado mayoritariamente en manos de la empresa pública Sodercan, que decidió entrar en la sociedad para buscar una salida de futuro a la "delicada situación" que atravesaba la factoría.

El coste de la reestructuración de la fábrica (incluido el pago de deudas pendientes) ha supuesto para Sodercan un desembolso de 3,5 millones de euros, que se irán recuperando en adelante.

El acuerdo de traspaso de activos cuenta ya con el visto bueno de los administradores concursales y hoy lunes se publica la resolución judicial, de forma que en diez días se materializará la firma definitiva.

El plan de viabilidad de Frenos Iruña para Greyco contempla una producción mensual de entre 800 y 1.100 toneladas, contando para ello con una plantilla de 80 trabajadores (75 fijos y cinco eventuales). Cuando la empresa entró en crisis tenía 106 empleados, de forma que ha sido preciso un expediente de regulación de empleo, aunque "sin bajas traumáticas", a través de bajas incentivadas y prejubilaciones.

FRENOS PARA AEROGENERADORES

La actividad mantendrá la línea de componentes para automoción, unida a una nueva línea de actividad de frenos de disco para generadores eólicos.

Según explicó Patxi Ceberio, Frenos Iruña, que tiene entre sus clientes a importantes compañías del sector eólico como Gamesa, empezó a diseñar estos dispositivos hace cuatro años y los fabrica desde hace un año. En el caso de Greyco se trata de recomponer la cadena de producción para integrar la planta en la cadena de fundición.

En este sentido, la vicepresidenta cántabra consideró que Fundición Greyco S.L. va a tener un "papel destacado" en el impulso de la energía eólica en Cantabria y va a ampliar sus posibilidades al adentrarse en un sector que crece un 5 por ciento anual en la Unión Europea y representa uno de los motores de creación de empleo en el marco del desarrollo sostenible.

MEJORA DE LA PRODUCTIVIDAD

Gorostiaga recordó que Greyco inició este año con una "grave crisis de competitividad que amenazaba con destruir" los puestos de trabajo y se felicitó porque ahora hay un plan de viabilidad que garantiza la mayor parte de los empleos y el futuro de la empresa.

A su juicio, Frenos Iruña, que durante años fue cliente de Greyco y que goza "de enorme prestigio en el sector por su calidad, resultados y experiencia internacional", ha ofrecido "confianza" tanto por el "proyecto sólido" que ha presentado, como por el apoyo de los sindicatos y por la aportación financiera.

La vicepresidenta recordó que el Gobierno se implicó "al máximo" al conocerse la situación de Greyco y se puso manos a la obra con Sodercan para buscar un socio externo que aportara un plan de viabilidad "serio y riguroso". Contó además "con la implicación y complicidad" de los trabajadores y los sindicatos, con los que ha habido reuniones semanales de seguimiento.

En su opinión, se ha conseguido el objetivo perseguido de dar viabilidad a la empresa y venderla después. Y ese trabajo se ha sustentado en cinco principios "fundamentales" que los anteriores propietarios de Greyco "tenían olvidados": precios, costes, productividad, calidad y servicio.

Según dijo, el trabajo desarrollado en estos meses por el Gobierno regional en colaboración con la dirección de la empresa, los trabajadores y los sindicatos ha permitido no sólo encontrar un comprador con un plan de viabilidad, sino que además se ha traducido en un incremento de la productividad del 67 por ciento y una mejora del 10 por ciento en el rendimiento del molde.

Asimismo, se han reducido un 74 por ciento los rechazos internos (las piezas defectuosas), gracias a la implantación de sistemas de calidad, y se ha aumentado la eficiencia energética. Además, según destacó Gorostiaga, se han mantenido los compromisos de compra con los principales clientes y se han recuperado líneas de producción perdidas.