8 de marzo de 2021
18 de enero de 2021

Industria subvenciona con 170.000 euros un proyecto de eficiencia térmica en la planta de James Hardie en Orejo

Industria subvenciona con 170.000 euros un proyecto de eficiencia térmica en la planta de James Hardie en Orejo
Planta de James Hardie, en Orejo - GOBIERNO DE CANTABRIA

SANTANDER, 18 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Consejería de Industria ha concedido una ayuda de 170.390 euros a la empresa James Hardie Spain para un proyecto de ahorro y eficiencia térmica en la planta de fabricación de paneles de fibroyeso para la construcción de Orejo.

Se trata de la convocatoria de subvenciones de la Dirección General de Industria para actuaciones de eficiencia energética en PYME y gran empresa en el sector industrial de Cantabria, que cuenta con un presupuesto de 4.105.555 euros dividido en varias anualidades hasta el año 2023, ha informado el Gobierno de Cantabria en nota de prensa.

El proyecto presentado por James Hardie Spain contempla una inversión de 567.966 euros para la implantación en la planta de Orejo de un sistema de recuperación de calor, que actualmente se libera a la atmósfera, para precalentar aire de combustión del secador y el calcinador y para precalentar el agua de aporte al producto.

Los paneles que fabrica la antigua Fermacell de Orejo están compuestos por yeso y fibra de celulosa obtenida del reciclado de papel. En la línea de producción, completamente automatizada, se somete a alta compresión una mezcla homogeneizada de ambos productos naturales hasta obtener paneles resistentes, con la sola adición de agua y sin ningún otro aglutinante ni producto químico.

El objetivo del proyecto subvencionado es recuperar el calor del vapor de agua que sale del secador para precalentar el agua de aporte al producto, precalentar el aire de combustión del propio secador y precalentar el aire de combustión del calcinador.

El sistema de recuperación de calor a implementar consistirá en intercambiadores de calor aire-agua en las salidas de vapor de agua del secador, con los que se calentará agua.

El agua caliente obtenida se utilizará para precalentar el agua de aportación al producto hasta 25ºC, mediante un intercambiador de calor agua/agua; precalentar el aire de combustión del propio secador de 20ºC hasta 90ºC, que se impulsa con tres ventiladores a los quemadores; y precalentar el aire de combustión del calcinador hasta 90ºC mediante intercambiador de calor agua/aire.

La entrada de aire caliente en vez de aire ambiente en los quemadores del secador y el quemador del calcinador implicará un menor consumo de gas natural de los quemadores de estos equipos. De igual forma, el aporte de agua caliente al producto en vez de agua a temperatura ambiente supondrá ahorro energético, ya que el secador tendrá que aportar menos calor para provocar la evaporación del agua.

La compañía estima que se reintroducirán al proceso 5.401.892.208 kcal/año de calor procedente de las salidas del secador, que actualmente se trasfiere a la atmósfera exterior, y, por tanto, se pierde, y calcula que el proyecto permitirá un ahorro en gas natural de 7.389.729 kWh/año.

El consejero de Innovación e Industria, Francisco Martín, ha animado a otras empresas de la región a seguir el ejemplo de James Hardie y apostar por mejorar la eficiencia energética de sus sistemas de producción.

Se trata en su opinión de "inversiones inteligentes" que impulsan la competitividad, modernización y eficiencia de las empresas y son "clave" para la consolidación de nuestro tejido industrial. Por ello, ha ratificado el compromiso del Gobierno que está dispuesto a apoyar este tipo de iniciativas con la seguridad de que "es la mejor garantía para afrontar el futuro de nuestro sistema productivo".

En el marco de esta convocatoria, el departamento que dirige Francisco Martín ha concedido este año subvenciones por un total de 548.000 euros a cinco empresas, que movilizarán inversiones en eficiencia energética por valor de 2,41 millones de euros.

Con estas ayudas se pretende facilitar la implementación de medidas de ahorro y eficiencia energética que resulten propuestas por las auditorías energéticas de las instalaciones industriales, con el fin de reducir el consumo de energía final en los procesos industriales y las emisiones de CO2, bien mediante la sustitución de equipos, bien a través de la implantación de sistemas de gestión energética.

La intensidad máxima de esta subvención es para las grandes empresas del 30 por ciento, para las medianas del 40, y para las pequeñas, del 50 por ciento. El consejero ha subrayado que estas ayudas no repercuten sólo en aquellas empresas que optan por estas mejoras, sino que también contribuyen a reducir tanto el coste energético como de emisiones contaminantes a la atmósfera de la Comunidad Autónoma.