21 de octubre de 2019
  • Domingo, 20 de Octubre
  • Sábado, 19 de Octubre
  • 17 de septiembre de 2019

    El antiguo Consejo de Sniace irá a juicio por vertidos al río

    El Estado pide para cada acusado dos años y medio de prisión y una indemnización conjunta de más de 50 millones de euros

    El antiguo Consejo de Sniace irá a juicio por vertidos al río
    El aumento de capital de Sniace concluye con la suscripción del 75% de las acciones ofrecidasEUROPA PRESS - ARCHIVO

    SANTANDER, 17 Sep. (EUROPA PRESS) -

    El Juzgado de Instrucción nº 1 de Torrelavega ha acordado la apertura del juicio oral contra el antiguo Consejo de Administración de Sniace, encabezado por su expresidente, Blas Mezquita, y contra el exdirector de Operaciones de la misma empresa, José Francisco González Payno, por un delito continuado contra los recursos naturales y el medio ambiente y también contra la propia empresa Sniace S.A. como responsable civil subsidiario, por los vertidos realizados al río Saja-Besaya durante los años 2008 al 2010 por la empresa.

    Por estos delitos, el abogado del Estado pide para cada uno de los acusados la pena de dos años y medio meses de prisión, una multa de 10.200 euros, su inhabilitación para el ejercicio de cualquier actividad relacionada con la emisión de vertidos al medio natural por tiempo de dos años y una indemnizarán conjunta de 50.080.226 euros.

    Por su parte, el Ministerio Fiscal y Ecologistas en Acción reclaman para cada uno de los acusados la pena de 16 meses de prisión, una multa de 6.000 euros, la inhabilitación para el ejercicio de cualquier actividad relacionada con la emisión de vertidos al medio natural por
    tiempo de 20 meses y la indemnización al Estado que se determine en la sentencia.

    La Fiscalía considera al exdirector de Operaciones como presunto responsable en concepto de autor material y a los miembros del antiguo Consejo de Administración también como presuntos responsables en concepto de autores pero por omisión.

    La apertura del juicio oral se produce después de que la Audiencia Provincial aceptara los recursos tanto de la Fiscalía como de Ecologistas en Acción Cantabria, pues en un primer momento el Juzgado nº 1 de Torrelavega solo había imputado al exdirector de operaciones de la empresa. La Audiencia Provincial en diciembre de 2018 enmienda al Juzgado y mantiene no solo la imputación a González Payno, sino que la amplía a todo el anterior Consejo de Administración, es decir, Jesús Manuel Zaballa, Manuel Huerta, Julio García, Víctor Manuel
    Guzmán del Pino, Juan Yago Hernández Canut y Antonio Temes.

    En este sentido, la Sala consideraba que el entonces director de Operaciones no tenía autonomía para obrar por si sólo al margen del Consejo de Administración y que éste último era necesariamente consciente de la gravedad de los hechos puesto que era conocedor que en esas fechas la Confederación Hidrográfica del Norte les había impuesto otra sanción por falta muy grave con una multa de 600.000 euros y una indemnización de otros 500.000 euros.

    También en ese mismo período se había estado tramitando otro procedimiento penal contra el exconsejero ejecutivo de Sniace, Manuel Gómez de Liaño, que fue condenado en abril de 2010 por delito ambiental por vertidos previos similares a los que ahora son objeto de juicio.

    Tanto Blas Mezquita como Antonio Temes Hernández dimitieron de sus cargos en el Consejo de Administración de Sniace el pasado mes de enero alegando "motivos personales", si bien sus dimisiones se produjeron apenas tres semanas después de que la Audiencia Provincial de Cantabria imputase al Consejo de Administración de la empresa, incluido Blas Mezquita, por la posible comisión de un delito medioambiental por vertidos contaminantes al río Saja entre 2008 y 2010.

    Los vertidos se habían producido sin autorización de la Confederación Hidrográfica del Norte y presentaban elevados niveles de conductividad, sólidos en suspensión, DQO, DBO5, carbono orgánico total, nitrógeno total, cobre, zinc, plomo, selenio y magnesio disueltos, todo ello contraviniendo la normativa protectora del medio ambiente, resultando especialmente nocivos los metales pesados, al afectar a la cadena trófica con riesgo severo de afectación del ecosistema fluvial y riesgos reales para la salud de las personas.