13 de octubre de 2019
  • Sábado, 12 de Octubre
  • 18 de octubre de 2014

    Piden 14 años para una madre y su hijo por apoderarse del dinero de una anciana incapacitada

    Los acusados dispusieron de las cantidades que la mujer tenía en plazos fijos, las cambiaron de entidad y compraron preferentes

       SANTANDER, 18 Oct. (EUROPA PRESS) -

       La Audiencia de Cantabria juzgará este martes, 21 de octubre, a partir de las 9.30 horas a una madre y su hijo por un supuesto delito de estafa, ya que ambos están acusados de apoderarse del dinero que tenía en sus cuentas una anciana incapacitada a la que cuidaban y que, aprovechándose del deterioro cognitivo de la mujer, de 99 años, lograron que cambiara su testamento y los nombrara herederos de todos sus bienes.

       El fiscal pide siete años de prisión cada uno de los acusados, J.S.F. y su madre, R.F.F., a los que también solicita una multa de 4.380 euros y una indemnización de 414.000 euros a la anciana, que carece de bienes suficientes para ser atendida de manera adecuada y está bajo la tutela de una de sus sobrinas.

       De acuerdo con el escrito de la Fiscalía, recogido por Europa Press, los acusados eran vecinos de la anciana, plenamente incapacitada según una sentencia judicial dictada en 2012. El grave deterioro cognoscitivo sufrido por degeneración de sus facultades intelictivas, imposibilitaban a la mujer gobernarse por si misma o tener capacidad para administrar sus bienes.

       Así, madre e hijo, puestos de acuerdo y con ánimo de obtener un móvil ilícito, se ganaron la amistad y confianza de la mujer, que era soltera y carecía de descendencia directa. Durante el año 2010, aprovechando que ya se apreciaban síntomas de su degeneración intelectual, --con vestigios de abandono, muestras de desorientación y pérdidas temporales de plena lucidez-- comenzaron a cuidar y atender a la anciana, para que depositara su confianza en ellos y lograr más fácilmente "doblegar su mermada capacidad decisoria".

    COMPRARON PREFERENTES CON DINERO A PLAZO FIJO

       De este modo, en el mes de mayo lograron que la mujer otorgara al acusado un poder notarial para disponer de sus bienes sin restricción alguna. En octubre del mismo año, transfirió 349.757 euros que la mujer tenía a plazo fijo en un banco a otro, en una cuenta en la que figuraba como titular única su madre. Con la citada cuantía adquirió acciones preferentes de la nueva entidad.

       En agosto y noviembre cancelaron sendos depósitos, de 62.404 y 1.839 euros, respectivamente, dinero que transfirieron a otra cuenta de una nueva entidad, de la que han ido disponiendo cantidades "a su antojo y exclusivo beneficio", de modo que en enero de 2012 solo restaban en los citados depósitos 6.460 euros.

       Para dar cobertura legal y justificar las disposiciones mensuales que realizaban en su favor, elaboraron sendos contratos de prestación de servicios domésticos en los que se otorgaban, desde enero de 2010, retribuciones mensuales de 1.200 euros para cada uno.

       Desde entonces, y hasta la interposición de la demanda de incapacidad, en junio de 2011, y revocados los poderes al acusado, éste se encargaba de cobrar 1.000 euros mensuales de renta de un local que la anciana tenía arrendado.

    ACCIÓN DEPREDATORIA E ILÍCITA

       En la actualidad, por la acción "depredatoria e ilícita" de R.F.F. y J.S.F., la mujer carece de bienes suficientes para ser atendida de manera adecuada y acorde al patrimonio que logró acumular durante su vida. Está tutelada por una de sus sobrinas, que debe sufragar con sus propios bienes las necesidades de su tía.

       Por todo lo anterior, el fiscal cree que los dos acusados cometieron un delito de estafa, y solicita para cada uno de ellos siete años de prisión, multa de 4.380 euros y una indemnización de 414.000 a la afectada.