16 de septiembre de 2019
9 de enero de 2009

El Santander estima en el 1,1% el crecimiento de Cantabria en 2008 y cree que 2009 será un año "de fuerte ajuste"

Advierte del "bajón" de la industria, la "pérdida de vigor" de los servicios y el "débil pulso" de la construcción

SANTANDER, 9 Ene. (EUROPA PRESS) -

El banco Santander estima que el crecimiento de la economía cántabra en 2008 se quedará en el 1,1 por ciento y augura para 2009 un año de "fuerte ajuste" para la región. Según sus previsiones, la actividad podría estabilizarse a partir del segundo semestre del año, pero de momento advierte de un "bajón" en la industria, de la "pérdida de vigor" de los servicios y del "débil pulso" de la construcción, que están "pasando factura" al mercado laboral.

Éstas son algunas de las conclusiones del boletín de diciembre de 'La economía de Cantabria', que edita el Gobierno regional con la dirección técnica del banco Santander, y en el que se analiza el comportamiento de la economía cántabra en el último trimestre del año.

En ese análisis, recogido por Europa Press, el Santander señala que los datos del cuarto trimestre son "peores" que los de meses anteriores y eso hará que el crecimiento final al cerrar el año se quede "muy cerca" del 1 por ciento.

La situación podrá estabilizarse a partir del segundo semestre, cuando las familias empiecen a sentir ya la moderación de la inflación y vean "aliviadas" en parte sus economías, y también a medida que las bajadas de tipos de interés repercutan en las cuotas hipotecarias y las medidas adoptadas por el Gobierno de España se reflejen en la economía real.

En el análisis por sectores, el Santander destaca que la industria cántabra ha caído "fuertemente" en octubre y, además, "con mayor intensidad que la media española", pero lo atribuye en parte a un efecto de comparación, ya que en octubre de 2007 se registró el mayor incremento de la producción industrial de aquel año. De hecho, el banco prevé que en los próximos meses "se corrija esa fuerte tendencia desaceleradora".

Junto a la producción, en la industria también "empeora visiblemente" el mercado de trabajo, al acelerarse el incremento del desempleo y comenzar a registrarse ya en este último trimestre descensos en la afiliación a la Seguridad Social.

No obstante, el sector con "peores resultados" en lo que respecta al empleo es la construcción. En este sector el Santander resalta el papel de la administración, que está "combatiendo la adversa coyuntura" que atraviesa la construcción acelerando la ejecución de obra pública para estimular la actividad y, de hecho, en septiembre, la licitación oficial creció un 172,8 por ciento.

En el caso de los servicios, en el último trimestre registran "una caída más fuerte de la actividad", con descensos en el comercio y en el turismo. El transporte, por su parte, "mantiene mejor pulso" y aún registra aumentos en el tráfico aéreo, pero el Puerto, en cambio, reduce su actividad. Con todo ello, el paro se aceleró "fuertemente".

Contemplando todos los sectores en conjunto, se observa cómo "el deterioro de la actividad está teniendo una rápida repercusión en el mercado de trabajo", de forma que en el último trimestre el "desgaste" es "más intenso".

Por lo que respecta a los precios, el Santander destaca el descenso de la inflación en noviembre, que se quedó en el 2,3 por ciento, y señala que el año se podría cerrar "por debajo del 2 por ciento".

Finalmente, en el sector financiero, en este caso con datos relativos al tercer trimestre, se constata una desaceleración del crédito, aunque sigue creciendo al 4,4 por ciento; y aumenta la tendencia al ahorro, sobre todo en depósitos a plazo fijo.