21 de marzo de 2019
  • Miércoles, 20 de Marzo
  • 20 de junio de 2008

    UIMP.- La CNMV apuesta por agilizar la regulación de "bajo nivel" para evitar largos procesos parlamentarios

    Considera "una buena noticia" el cambio de supervisión y no cree que le reste competencias

    SANTANDER, 20 Jun. (EUROPA PRESS) -

    El vicepresidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Carlos Arenillas, indicó hoy que sería importante una agilización de la regulación de "bajo nivel", no de las grandes leyes o grandes decretos, para evitar que las actuaciones tengan que soportar "procesos parlamentarios largos".

    Arenillas calificó de "buena noticia" que el Gobierno afronte en esta nueva legislatura el cambio de modelo de supervisión ya que es el que "más se ajusta a la realidad de España" y responde a una "lógica distribución de funciones por objetivos", pero defendió que el nuevo modelo tenga en cuenta esta consideración, así como marcos legales y medios iguales para los dos supervisores.

    Asimismo, descartó la idea de que el modelo de "supervisores gemelos" vaya a restar competencias a la CNMV respecto al Banco de España y rechazó la idea de que el Gobierno introduzca este cambio por la próxima renovación de la presidencia de la CNMV el 6 de octubre.

    En este sentido, también reconoció que "después del atracón mediático" que el organismo supervisor tuvo recientemente, se puso a "dieta", y que ahora podría aumentar un poco su perfil público, aunque recordó que la CNMV debe medir mucho sus intervenciones.

    El vicepresidente de la CNMV también resaltó que el nuevo modelo de supervisión "está más en línea con la realidad actual del sistema financiero español" y que tanto las funciones supervisoras como de las de solvencia son "complejas" y requieren buenas instituciones y personal técnico.

    Asimismo, se mostró confiando en que se llegue a un acuerdo en el Parlamento sobre esta cuestión y subrayó que el nuevo modelo contribuirá a "preservar el concepto de estabilidad financiera".

    Arenillas, que intervino en un curso organizado por la APIE en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo en Santander, resaltó, además, que este nuevo modelo, que ya adopta Holanda, Australia e Italia, y al que también camina Estados Unidos, garantiza la adecuada atención de la solidez patrimonial de las entidades financieras y el funcionamiento de los productos y servicios financieros.

    Por otro lado, el vicepresidente de la CNMV se mostró "moderadamente optimista" en relación a la crisis del sistema financiero y resaltó que "lo peor ha podido quedar atrás", aunque sus efectos adversos todavía puedan notarse durante un cierto tiempo.

    Asimismo, señaló que para afrontar esta situación las entidades son las primeras que tienen que asumir responsabilidades y que muchas ya lo han hecho, tanto desde el punto de vista económico como reputacional.

    En este sentido, también destacó que el sistema financiero internacional se ha vuelto tan "complejo" que identificar y evaluar riesgos es un reto cada vez mayor y más costoso para las autoridades, por lo que se precisan instrumentos que alerten sobre la generación de desequilibrios de forma más clara y con mayor anticipación.