19 de noviembre de 2019
9 de julio de 2008

UIMP.- Solbes apuesta por mejorar la productividad del trabajo para seguir creciendo

David Vegara admite que el "deterioro" de la situación económica se ha producido con "más rapidez de la prevista por los analistas"

SANTANDER, 9 Jul. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Economía y Hacienda, Pedro Solbes, afirmó hoy en Santander que el modelo de crecimiento de la población activa no tendrá continuidad en el futuro, por lo que apostó por incrementar la productividad del trabajo para seguir creciendo.

Solbes se pronunció así durante su participación en el 'VII Encuentro Santander-América Latina: Y ahora las infraestructuras, la inversión en capital humano y en I+D+i', que se inauguró hoy en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo.

El ministro señaló que una etapa "tan prolongada" de crecimiento pero con una productividad "débil", como la vivida recientemente en el país, tiene "implicaciones negativas" en términos de inflación y competitividad, y arroja como resultado un "elevado déficit por cuenta corriente". Por ello, señaló que la vía para recuperar la competitividad exterior "perdida" sin "sufrir un fuerte ajuste de la actividad" es "conseguir un crecimiento de la productividad relativa".

Así, subrayó que aunque el Gobierno "no renuncia" a seguir creando empleo, el margen para continuar creciendo en base a ese parámetro "se va reduciendo", por lo que actualmente resulta "imprescindible un mayor aumento de la productividad del trabajo si queremos seguir manteniendo el crecimiento en nuestro país".

Este es el objetivo que ha definido las políticas económicas del Gobierno a medio plazo, y que contemplan una serie de "prioridades", una de ellas, conservar la estabilidad macroeconómica "alcanzada en los últimos años". Al respecto, Solbes consideró "un punto clave" de la situación actual "evitar que aumenten los precios del petróleo y las materias primas". La segunda prioridad es seguir impulsando el proceso de capitalización de la economía, tanto en materia de infraestructuras públicas -especialmente transportes- como de capital tecnológico y humano.

Igualmente resulta "clave" reforzar la competencia y mejorar la regulación de sectores estratégicos -energía, telecomunicaciones, etcétera--; eliminar las barreras existentes para la prestación de servicios, y reducir las cargas que la Administración Pública supone para la actividad empresarial. En este sentido, el ministro afirmó que España "ha sido el reino de la burocracia" en los últimos años y consideró que la aplicación de las nuevas tecnologías será "un elemento fundamental" para avanzar en este sentido.

En cuanto al mercado de trabajo, Solbes defendió seguir avanzando en un funcionamiento "más eficiente" del mismo, para conseguir reducir la segmentación y "excesiva temporalidad". Al respecto, recordó la apuesta del Gobierno porque las reformas sean aceptadas por empresarios y sindicatos, "aunque haya que ceder algo en ambición a cambio de un cierto pacto social".

Todas estas medidas se pretenden llevar a cabo en un estado de bienestar "relativamente generoso, pero claramente menos generoso que los estados de bienestar que en estos momentos están en vigor en Europa Occidental", contextualizó. Para Solbes, ésta es "la buena forma", pues evitará a España "tener que adoptar medidas de otro tipo, a medio y largo plazo, reduciendo la actual situación de estado de bienestar".

El responsable económico subrayó que la idea del Gobierno se resume en "mantener los avances ya logrados en estabilidad macroeconómica, impulsar la capitalización de la economía en sentido amplio y mejorar el funcionamiento de los mercados de servicios y de trabajo". Tras reconocer que España "ha avanzado bastante" en dichas áreas en los últimos años, declaró que "todavía siguen siendo las prioridades de futuro". "Todavía queda mucho trabajo por hacer", remachó.

Respecto a las estrategias de desarrollo, Solbes apostó por fortalecer el estado de derecho y avanzar en la reducción de la pobreza.

El ministro consideró que estas prioridades para España "no son muy distintas" de las que América Latina necesita para "impulsar su crecimiento económico". "España y América Latina compartimos algunas debilidades, por lo que la única fuente de crecimiento que puede sostenerse a largo plazo es la renta per cápita".

Solbes concluyó expresando su "confianza" en que tanto España como América Latina sabrán enfrentarse "al reto que presenta la actual coyuntura económica" y serán capaces "de encontrar la senda de crecimiento económico sostenido para mejorar el bienestar de los ciudadanos", para salir "fortalecidas" de la actual situación de "crisis internacional".

DETERIORO.

Por su parte, el secretario de Estado de Economía del Ministerio de Economía y Hacienda, David Vegara, admitió que el "deterioro" de la situación económica se ha producido con "más rapidez de la prevista por los analistas".

Vegara aclaró que la "desaceleración no ha sido una sorpresa, pero sí su rapidez e intensidad", durante su intervención en el curso 'Políticas públicas y ciclo económico', organizado por el Instituto de Estudios Fiscales dentro de los cursos de verano de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP).

No obstante, el secretario de Estado confió en que la "rapidez del ajuste contribuya a acortar el período de normalización", y que, en el caso del sector inmobiliario, se puedan así "acomodar" la oferta y la demanda de viviendas.

De esta forma, auguró que el "período de ajuste" continuará en los próximos meses con un período de crecimiento "débil" con deterioro del empleo, problemas en el poder adquisitivo de las familias y dificultades en el acceso a crédito de las empresas.

Aún así, rechazó que esta situación se transforme en un "estancamiento" de la economía, que será "más vigorosa" en el segundo trimestre de 2009.

Además, defendió que la economía española afronta esta situación "mejor preparada" que en otras crisis en las que no había superávit, la deuda era mayor y el paro era superior.

Igualmente, sostuvo que los costes de "adaptación" de la economía española al "nuevo escenario" se repartirán "de modo equitativo" entre la población, y detalló algunas de las medidas puestas en marcha y previstas para hacer frente a la situación económica, en los que "articulan" medidas "a corto plazo" para la economía y las familias con "reformas" para un nuevo modelo productivo.

En este sentido, destacó el "importantísimo" esfuerzo inversor de las empresas en bienes de equipo que "contribuirá a la mejora de la productividad".

Para Vegara, las "sombras" en la economía "tienen que ver" con el "prolongado" período de dinamismo de los últimos años y los "excesos" generados, que deben ser "corregidos".

El secretario de Estado resaltó por último que el sector público debe "evitar" medidas que provoquen "distorsión" en los precios, ya que esto "alargaría" el ajuste de la economía.