15 de noviembre de 2019
  • Jueves, 14 de Noviembre
  • 22 de septiembre de 2008

    El 112 moviliza recursos para hacer frente a los problemas causados por la lluvia en Castilla-La Mancha

    TOLEDO, 22 Sep. (EUROPA PRESS) -

    Las precipitaciones registradas en Castilla-La Mancha durante la tarde del domingo, 21 de septiembre, y la madrugada del lunes 22 originaron una gran cantidad de avisos al Servicio de Coordinación de Emergencias 112 por inundaciones en zonas bajas de inmuebles y bloqueo de vías públicas.

    El mayor dispositivo de recursos activados a través del 112 se produjo durante la tarde del domingo en la localidad de Pozohondo (Albacete). Varias llamadas, entre las 15.57 y las 17.30 horas, informaron de una fuerte tormenta de agua y granizo que estaba provocando daños materiales en sótanos, alcantarillado y asfalto de las vías públicas, así como problemas en la carretera que une Pozohondo con Albacete.

    Los recursos activados a través del Servicio de Coordinación de Emergencias 112 fueron bomberos de la Diputación Provincial de Albacete; agrupaciones de voluntarios de Protección Civil de Pozohondo, Elche de la Sierra y Hellín; Guardia Civil; Policía Local de Hellín; y servicio de Obras Públicas y mantenimiento de carreteras de la Diputación de Albacete, informó la Junta en nota de prensa.

    Las agrupaciones de Protección Civil informaron de su participación en 25 intervenciones, 15 de achique de agua y 10 de limpieza, así como de su colaboración en el traslado de 45 personas desde el Centro de Mayores de la localidad hasta sus domicilios. Todos los afectados pudieron pasar la noche en sus viviendas.

    Durante la madrugada del lunes 22, el 112 recibió avisos motivados por las lluvias procedentes de distintas provincias de la región, aunque todos de menor importancia. Se vieron afectadas las provincias de Cuenca, Guadalajara y, fundamentalmente, Toledo, donde se produjeron 11 avisos para achique de agua, repartidos en Ontígola, Quintanar de la Orden, Miguel Esteban, Talavera de la Reina y Segurilla.

    En la provincia de Guadalajara, los avisos procedían de Cabanillas del Campo y Sigüenza, mientras que en Cuenca las llamadas procedían de Belmonte y Las Pedroñeras.

    Los avisos estaban motivados por la entrada de agua en partes bajas de edificios y bolsas de agua en carreteras. Para resolver las distintas situaciones planteadas se ha contado con bomberos, policías locales, Guardia Civil y servicios de mantenimiento de carreteras.