16 de diciembre de 2019
  • Domingo, 15 de Diciembre
  • Sábado, 14 de Diciembre
  • 25 de mayo de 2010

    ASAJA Ciudad Real exige el pago inmediato de las ofertas públicas de derechos de usos de agua

    CIUDAD REAL, 25 May. (EUROPA PRESS) -

    ASAJA Ciudad Real ha exigido el pago inmediato de las ofertas públicas de derechos de usos de agua de regadío para los agricultores. Estos pagos deberían haberse recibido en octubre de 2009, medio año después de las solicitudes, como venía sucediendo desde el año 2006, cuando tuvo lugar la primera oferta de compra, contemplada en el Plan Especial del Alto Guadiana (PEAG).

    Desde ASAJA Ciudad Real, su secretario general, Florencio Rodríguez, denuncia en un comunicado el incumplimiento del Gobierno central y de la Confederación Hidrográfica del Guadiana (CGH), afirmando que el PEAG es una "falacia". Por ello, acusa a sus responsables de "falta de seriedad" y de incumplir sus compromisos.

    A principios de este año, los agricultores afectados se pusieron en contacto con el Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino, que se comprometió a pagar en el mes de abril. Esto no ha tenido lugar, pues la mayoría de los agricultores siguen sin cobrar y denuncian que el Gobierno está pagando "con cuentagotas", afirma.

    ASAJA considera estos impagos "vergonzosos", pues en su día a los agricultores que se acogieron a esta medida "les obligaron a cerrar los pozos de riego, cambiando sus explotaciones a régimen de secano, no pudiendo desarrollar ahora su labor por falta de dinero y habiendo perdido incluso una campaña agrícola".

    Ante esta situación ASAJA Ciudad Real insta al presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, a que intermedie en la situación y agilice los pagos a los agricultores afectados.

    De no resolverse esta situación, "los afectados no descartan concentrarse ante la Subdelegación del Gobierno de Ciudad Real y no moverse hasta que reciban una respuesta sobre la fecha de los pagos de los derechos de agua".

    Por último, desde ASAJA exigen a la Administración que "de una vez por todas se cumplan los compromisos con presupuesto real y hechos, y no con palabras y letras que no llegan a cumplirse".