14 de diciembre de 2019
  • Viernes, 13 de Diciembre
  • 16 de noviembre de 2010

    La Audiencia de Toledo acoge este martes un juicio por tráfico de drogas en Toledo

    TOLEDO, 16 Nov. (EUROPA PRESS) -

    La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Toledo juzgará este martes, a partir de las 10.30 horas, a un hombre y una mujer a los que se les acusa de un presunto delito de tráfico de drogas cometido en Talavera de la Reina (Toledo), por el que el Ministerio Fiscal pide una pena para ambos de nueve años de prisión.

    Los hechos ocurrieron, según el escrito de conclusiones provisionales del Fiscal, al que ha tenido acceso Europa Press, cuando el primero de los acusados, F.G.G., fue detenido por agentes de las Guardia Civil en mayo de 2007 en Don Benito (Badajoz) mientras conducía su vehículo.

    Dicho automóvil, según el fiscal, era utilizado "habitualmente" por el acusado en sus operaciones de tráfico de sustancias estupefacientes y fue detenido ante las sospechas de que pudiera transportar drogas tóxicas, aunque no se halló nada de interés en su interior.

    Una vez de tenido el acusado, y al tenerse conocimiento por parte de los agentes de que disfrutaba, en régimen de alquiler, de un piso en Talavera de la Reina, se solicitó el correspondiente mandamiento de entrada y registro, hallándose en el interior del inmueble, entre otras sustancias, 500,56 gramos de heroína y 1.061 gramos de cocaína.

    Igualmente, se encontraron en la vivienda diversas sustancias destinadas a "cortar" la droga y objetos destinados a manipular y pesar las sustancias estupefacientes.

    Por otra parte, según relata el Ministerio Fiscal, ante las fundadas sospechas de que el acusado pudiera tener más sustancias estupefacientes en el domicilio que compartía con su mujer, la también acusada T.O.P. en Don Benito, se procedió a registrar el mismo.

    Como consecuencia, en su interior se encontró una báscula de precisión, una Play Station, un teléfono Panasonic, una PSP Sony, una pantalla y su cable, dos cargadores de teléfono, una escopeta de caza o una motocicleta. Todos estos objetos, según el fiscal, adquiridos con las ganancias obtenidas de las sustancias tóxicas.

    Por ello, para le Ministerio Fiscal, la esposa del acusado era "perfectamente conocedora" de la actividad delictiva a la que se dedicaba su marido, "habiendo llevado a cabo actos propios de colaboración con dicha actividad ilícita".