16 de octubre de 2019
  • Martes, 15 de Octubre
  • 21 de enero de 2014

    Acusado de matar a la limpiadora de un banco dice que fue accidente

    TOLEDO, 21 Ene. (EUROPA PRESS) -

       R.G.T, uno de los acusados de matar de un disparo a la empleada de la limpieza de una sucursal bancaria de Santa Cruz de Retamar (Toledo), donde intentó robar en mayo de 2012 juntó a M.I.C., ha declarado que fue un accidente, mientras que el otro acusado ha manifestado que sólo iba a robar y que no vio nada del incidente.

       Durante la primera sesión del juicio que se celebra en la Audiencia Provincial de Toledo, R.GT., el acusado que presuntamente disparó el arma, ha declarado que no sabe cómo se produjo el disparo y que fue durante un forcejeo con la empleada de la limpieza de la sucursal cuando se produjo la detonación de la pistola.

       "Sonó un disparo pero no sé cómo", ha declarado este procesado, quién ha añadido que el arma "era solo para asustar" y que creía que la pistola no era de verdad sino de fogueo. Además, ha dicho que era el otro acusado el que daba las órdenes y que planearon el robo días antes.

       De su lado, M.I.C., el otro acusado de un delito de homicidio, ha señalado que él solamente se encargó de ir a por el dinero mientras que R.G.T. se ocupaba de los empleados que hubiera en el banco y de los empleados. Así, ha indicado que estaba con la directora del banco intentando abrir la caja cuando escuchó un disparo.

       "No vi nada del incidente", ha declarado, para proseguir diciendo que si lo hubiera visto habría intentado evitarlo. "¡En qué maldito momento hicimos esto!", ha exclamado este acusado, quién ha añadido que creía que el disparo que escuchó lo hizo R.G.T. para asustar y que éste era el que daba las órdenes porque él mismo no tenía experiencia en robos.

       El fiscal pide para los procesados 40 años de prisión. Concretamente, para cada uno de los acusados, quince años de prisión por un delito de homicidio, un año y seis meses de prisión por un delito por tenencia ilícita de armas y tres años y seis meses de prisión por un delito de robo con violencia en grado de tentativa.