25 de abril de 2019
10 de enero de 2008

Barreda dice que le "gustaría oír que Rajoy defiende los intereses de Castilla-La Mancha", en relación al trasvase

TOLEDO, 10 Ene. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda. dijo hoy que le "gustaría oír que Rajoy defiende los intereses de Castilla-La Mancha", en relación al trasvase Tajo-Segura.

Así se pronunció el titular del Gobierno regional, a preguntas de los medios durante su visita a la exposición 'Dominicas. VIII Centenario', sobre la estancia del presidente nacional del PP, Mariano Rajoy, hoy en Toledo, y sobre la posición de éste en torno al trasvase Tajo-Segura.

El presidente del Ejecutivo autonómico manifestó no saber cómo abordará el líder de la oposición este tema, pero añadió que le "gustaría oír que defiende los intereses de Castilla-La Mancha".

"He dicho al consejero de Sanidad que espere a Rajoy en la puerta del Hospital de Parapléjicos para que le salude en mi nombre, se ponga a su disposición, ofreciendo la hospitalidad y el trato que merece el jefe de la oposición en España, y que naturalmente merece deferencia", declaró.

TRASVASE EN EL PROGRAMA ELECTORAL DEL PSOE.

Preguntado por si le ha traslado al presidente de la nación, José Luis Rodríguez Zapatero, que en el programa con el que PSOE concurrirá a las elecciones incluya lo que reza el Estatuto de Autonomía sobre el fin del trasvase Tajo-Segura, Barreda defendió que en el programa electoral no se llegan a concreciones de ese tipo, "porque no pueden decirse cosas similares de cada una de las 17 comunidades autónomas".

No obstante, afirmó que "nosotros mantenemos el texto que salió de las Cortes castellano-manchegas tal y como lo aprobaron", y afirmó que reiteradamente ha trasladado a Rodríguez Zapatero el contenido del mismo.

FIESTA DEL REY.

De otro lado, a preguntas de los medios también habló el presidente regional sobre la fiesta que Su Majestad el Rey ofreció anoche para festejar su 70 cumpleaños en el Palacio del Pardo, a la que asistió el responsable autonómico.

Barreda afirmó que vio al Rey "muy contento y muy emocionado. Fue un acto muy bonito que contó con un momento especialmente emotivo, cuando su hijo el Príncipe sin que su padre lo supiera tomó la palabra y lo hizo sobre todo en su condición de hijo, sin olvidar en ningún momento el papel fundamental que tiene como Príncipe de Asturias".

"Tuvo unas palabras muy bonitas y entrañables y se generó un ambiente que afectó a al propio Rey que visiblemente emocionado le contestó", concluyó el presidente castellano-manchego.