1 de diciembre de 2020
19 de octubre de 2020

Condenado a más de 14 años de prisión por intentar matar a dos hombres tras una discusión en un bar de Infantes

CIUDAD REAL, 19 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Audiencia Provincial de Ciudad Real ha condenado a 14 años y medio al acusado de intentar matar a dos hombres con un cuchillo de cocina tras una discusión en un bar de Villanueva de los Infantes en enero de 2018.

La sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, considera que el acusado es culpable por conformidad de sendos delitos de intento de asesinato y de homicidio en los que se ha tenido en cuenta la atenuante de embriaguez, por lo que lo ha condenado a ocho años y medio y a seis años de cárcel, respectivamente.

La sala ha considerado probado que el suceso tuvo lugar sobre las 20.00 horas del 5 de enero de 2018 en el interior de un bar de Villanueva de los Infantes, cuando el procesado mantuvo una discusión con el agredido que estaba junto a otras dos personas tomando una consumición.

En un determinado momento, explica la sentencia, el acusado comenzó a insultar al suegro del agredido y este le recriminó "su actitud vociferante y malsonante".

En dicho cruce de reproches, el acusado invitó al agredido a salir al exterior para arreglar sus diferencias, sin que quede acreditado que en ese momento entre ellos hubiera ningún tipo de agresión.

A los pocos minutos, el agredido regresó al interior del local para reunirse con sus acompañantes mientras que el acusado se marchó en su ciclomotor.

Transcurridos 15 minutos, el acusado regresó al interior del bar pidiendo una consumición alcohólica que le fue denegada por el camarero. Tras ello se dirigió sin mediar palabra al aseo de caballeros pasando en su trayectoria junto con el que había mantenido la discusión y sus acompañantes y permaneciendo unos segundos en dicho aseo volviendo a salir pasando junto a los anteriores y dirigiéndose a la barra vuelve a pedir un chupito de alcohol que se le vuelve a negar.

En ese momento, de forma que la sentencia describe como de "totalmente sorpresiva y repentina", e incidiendo en el hecho de la "intención de acabar con la vida" de con quien había discutido y anulando cualquier capacidad de defensa de éste, el acusado se abalanzo sobre él por la espalda y tras decir "tu no me vas a pegar más", sacó un cuchillo de grandes dimensiones de cocina con mango oscuro que llevaba escondido en su ropa y se lo clavó en el abdomen.

El agredido intentó defenderse de ulteriores ataques cogiendo un taburete, pero cayó al suelo al tropezarse con una caja por lo que uno de sus acompañantes en el bar intervino para detener acusado, que lejos de deponer su actitud, con intención de acabar con la vida también de este, asestándole una cuchillada en el costado izquierdo.

Tras ello el acusado salió del establecimiento con el cuchillo entre los dientes, tras limpiarse sus manos ensangrentadas, huyendo en el ciclomotor a su domicilio.

LESIONES

La sentencia también señala probado que como consecuencia de los hechos, el que intentó parar la agresión, un joven de 28 años de edad, sufrió una herida inciso punzante en séptimo espacio intercostal izquierdo que penetró en abdomen y tórax ocasionado hemoperitoneo de entre 1,5 y 2 litros y heridapunzante en bazo, rotura diafragmática con afectación del espacio pleural izquierdo. Lesiones que de no haber sido por la rápida intervención médico hubieran ocasionado su muerte.

Como consecuencia de esto sufre secuelas en sistema digestivo, bazo, esplenectomía y perjuicio estético moderado por 4 cicatrices en la región abdominal media.

Por su parte el agredido, de 37 años, sufrió una herida en la región abdominal izquierda precisando para curar sutura gástrica, esplenectomía y nefrectomía izquierda.

Con posterioridad precisó una nueva intervención, y en el postoperatorio aparecieron complicaciones en especial una neuropatía del enfermo crítico con afectación de nervios mediano y cubital izquierdo con limitación funcional de mano y alteración vascular con necrosis purulenta del aparato extensor de la pierna izquierda que requirió desbridamiento.

Para estabilización de sus lesiones además de primera asistencia, precisó tratamiento quirúrgico con varias intervenciones, tratamiento médico, ortopédico, rehabilitación y tratamiento psicológico.

Como consecuencia de todo esto, la sentencia reconoce que su capacidad laboral se ha visto mermada pudiéndose calificar de incapacidad permanente absoluta.

QUERÍA ACABAR CON LA VIDA DE AMBOS

La sentencia apunta que tras considerar probado los hechos no se "alberga ninguna duda" que la verdadera intención del procesado no era otra que acabar con la vida de los dos hombres agredido.

Ratifica esta convicción, asegura la sentencia, no sólo la conducta del procesado al marcharse del bar a coger el cuchillo sino también por las palabras que manifestó cuando fue a por el arma y, "muy especialmente", por las zonas del cuerpo a las que dirigió su agresión, el hecho de que una vez terminó, abandonó el lugar llevándose su cuchillo y montado en su moto, mientras aseguraba "tú ya no me vas a reventar más", tal y como declaró un testigo quien añadió también, que a pesar de lo que dijo nadie le había reventado ni le había hecho nada, siendo él quien desde el principio provocó el altercado al dirigir a voces imprecaciones referidas el suegro de uno de los agredidos.

Pero como ambos agredidos, lograron finalmente salvar sus vidas tras ser oportunamente tratados, ambos delitos son "meramente intentados".

Además de la pena de prisión, el procesado ha sido condenado en el caso del delito de intento de asesinato a la prohibición de la comunicación y acercamiento a menos de 200 metros del agredido durante nueve años y medio. Por el intento de homicidio esta prohibición será durante siete años.

También se le impone una pena de libertad vigilada de nueve años. Finalmente tendrá que indemnizará 202.021,46 euros al primero y con 25.053,032 euros, al segundo.

Para leer más