25 de mayo de 2019
  • Viernes, 24 de Mayo
  • 18 de julio de 2010

    La consejera sostiene que la nueva Ley "no obliga a nadie" a abortar

    Entiende la "incertidumbre" por la supresión del Instituto de la Mujer pero responde que por primera vez hay una Consejería de Igualdad

    La consejera sostiene que la nueva Ley "no obliga a nadie" a abortar
    JCCM/EP

    TOLEDO, 18 Jul. (EUROPA PRESS) -

    La consejera de Empleo, Igualdad y Juventud, María Luz Rodríguez, ha destacado que el hecho de que el Parlamento haya aprobado la Ley de Salud Sexual y Reproductiva y de la Interrupción Voluntaria del Embarazo --que permite el aborto libre en las primeras 14 semanas de gestación-- "no obliga a nadie a interrumpir su embarazo".

    "El hecho de que haya una ley que posibilite que las mujeres decidan, por la razón que sea, interrumpir voluntariamente su embarazo, no obliga a nadie a hacerlo", ha asegurado en una entrevista a Europa Press.

    En su opinión, la nueva ley ha establecido de manera "sólida y con muchas garantías" los plazos y los supuestos en los que se puede abortar, lo que implica "mayor seguridad a la mujer que decide a hacerlo y al profesional que interviene en la interrupción del embarazo".

    Según defiende, el hecho de abortar "no es nuevo y se ha vivido con una clara normalidad los últimos 25 años". "Cuando veo el debate que se ha levantado, creo que no se tiene en cuenta que llevamos 25 años de historia en este ámbito, y que se ha vivido con franca normalidad el hecho de la interrupción voluntaria del embarazo".

    ABORTO EN MENORES

    La consejera cree que también ha quedado "mejor construido" el asunto relativo a las menores tras la tramitación parlamentaria y asegura entender las dos posturas. "Como madre pienso que si mi hija tuviera un embarazo no deseado yo quisiera estar ahí pero, por otro lado, también me pongo en el papel de la mujer joven con 17 años que tiene un embarazo no deseado y que tiene una relación difícil con sus padres, que no va a ser en la mayoría de los casos porque hoy las relaciones entre los padres y los hijos ha cambiado mucho", ha señalado.

    Por otro lado, la consejera ha respondido a las organizaciones que han criticado la decisión del Gobierno regional de suprimir el Instituto de la Mujer que "por primera vez hay una Consejería de Igualdad", aunque asegura entender la "incertidumbre" que puede generar entre la ciudadanía una decisión como ésta, que no provocará --ha enfatizado-- que desaparezcan las políticas de Igualdad entre mujeres y hombres.

    La consejera ha explicado que la decisión que se toma es mantener las políticas de Igualdad entre mujeres y hombres dentro de un ámbito específico de la política que es una dirección general, que además, se va a llamar Dirección General de Igualdad.

    "La decisión no es acabar con las políticas de igualdad, la decisión es intentar ahorrar en estructura administrativa para seguir manteniendo las políticas, que es muy distinto. Lo único que hemos hecho ha sido achicar la estructura administrativa para seguir manteniendo las políticas de Igualdad entre mujeres y hombres, pero nada más ha cambiado", ha apuntado. Según destaca, su idea es "no solo que se mantengan, sino que se potencia la visibilidad de las políticas de Igualdad".

    NO ES UN PROBLEMA PRIVADO

    Sobre la violencia de género, la consejera ha dicho que durante estos últimos años se han producido "avances" y ha indicado que los cambios normativos en esta materia han hecho "aflorar a la realidad social la violencia sobre las mujeres, que ha permanecido durante muchos siglos oculta". "Cuando hablamos de violencia no nos acordamos ya de que violencia ha habido siempre, desgraciadamente".

    Para la consejera la violencia machista "no es un problema privado entre dos personas, es un problema social, es un problema de negación de derechos radicales, que no puede quedar en la esfera privada, que tiene que salir a la espera pública y se tiene que combatir públicamente", ha declarado.

    También ha destacado cómo "paulatinamente" se ha conseguido que haya una "mayor conciencia social y mayor estigma sobre la violencia de género". A su juicio, hay que cambiar una cultura que está arraigada, "y hasta que uno cambia esa cultura no pasa ni un día, ni dos; los cambios de cultura se pueden acelerar con las leyes pero no se pueden hacer con las leyes".

    CELOS NO ES QUERER

    "Lo que tenemos que intentar decir a los más jóvenes es que cuando alguien te dice que 'no vayas con fulanito o con tus amigos porque tengo celos y te quiero sola para mí', no te quiere". Este hecho se produce porque "llevamos años y años de cultura patriarcal, años y años de cultura machista, años y años con este tipo de prácticas".

    Un dato que llama a la esperanza, según la consejera, es que la mayor parte de las denuncias son de mujeres jóvenes de entre los 30 y los 40 años, lo que significa que "se rompe mucho antes con la situación de violencia de lo que se rompía en el pasado". En el primer trimestre del 2010 se han interpuesto 717 denuncias por violencia de género en las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

    Sobre este tema, la consejera ha finalizado diciendo que los medios de comunicación pueden cumplir "un papel de pedagogía sobre los hechos de la violencia, un papel proactivo, de militancia, contra la violencia". "No sé si ayuda o no, por ejemplo, cuando se produce un hecho violento sobre las mujeres que los medios den detalles de cómo se ha hecho, de cómo ha sucedido el hecho violento".