26 de febrero de 2020
24 de enero de 2014

Defensa del acusado por el crimen del bar 'Nelly' pide su absolución y asegura que no hubo acuerdo previo

Defensa del acusado por el crimen del bar 'Nelly' pide su absolución y asegura que no hubo acuerdo previo
EUROPA PRESS

TOLEDO, 24 Ene. (EUROPA PRESS) -

La defensa de J.H.I., acusado del asesinato de otro hombre en el bar 'Nelly' de Talavera de la Reina en junio de 2009, volverá a pedir su absolución durante la celebración del juicio con jurado popular que comenzará el lunes en la Audiencia Provincial de Toledo, que se repite después de que el Tribunal Supremo anulase las sentencias dictadas por el Tribunal de Jurado y el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha (TSJCM) por las que se absolvía a J.H.I. de este delito y de otro de tenencia ilícita de armas.

Así lo ha explicado a Europa Press el abogado de la defensa, Jaime Sanz de Bremond, que ha incidido en que ni el acusado ni su tío --J.H.M, que falleció en prisión-- se habían puesto de acuerdo previamente en cometer el hecho ni en ir a buscar armas para llevarlo a cabo.

En su escrito de conclusiones, Sanz de Bremond explica que sobre las 20.30 horas del día 10 de junio de 2009, el acusado se encontró con dos de sus primos, quienes le manifestaron que acababan de dejar a su padre en la casa, tras haberle sacado de un bar en el que se encontraba, dado el estado de embriaguez que presentaba, aunque inmediatamente después J.H.I, vio como su tío bajaba de casa y le insistía para que le acompañase al bar 'Nelly'.

Según el escrito de la defensa, el acusado optó por acompañar a su tío al citado bar, donde su propietaria le entregó una cantidad de monedas a J.H.M. para continuar intentando sacar el premio de una máquina de las denominadas "tragaperras" que había en el bar 'Peña Athletic', al que se dirigieron para que el segundo continuase jugando en la máquina, mientras ambos tomaban "un número indeterminado de consumiciones de cerveza, que agravaron el estado de embriaguez del tío y empezaron a afectar al acusado".

Habiendo finalmente conseguido un premio de la máquina ambos volvieron al bar 'Nelly' para devolver el dinero que le habían dejado, efectuando en dicho bar otras consumiciones. El tío, que tenía en su poder una bolsita con medio gramo de cocaína, le indicó a su sobrino que fueran al cuarto de baño, consumiendo cada uno en dicho lugar varias rayas, lo que "afectó la capacidad de ambos".

En ese momento, el también cliente del bar J.R.G. se dirigió al acusado preguntándole si era gitano, preguntando a su vez el acusado a la víctima si él era "merchero", en un intercambio de palabras que se produjo envalentonándose ambos, según las conclusiones de la defensa, que añade que tío y sobrino salieron del local en ese momento para fumarse un cigarrillo de cocaína.

Al retornar al interior, la víctima se dirigió al acusado y a su tío llamándoles "primos", recriminándole por ello el acusado, entablándose entre ambos una discusión en el curso de la cual la víctima dijo "me cago en tus muertos", lo que motivó que el acusado le diera a J.R.G. "un guantazo" con la mano, cogiendo este un taburete, y sacando el acusado un puñal que portaba.

EL TÍO SACÓ UNA PISTOLA "DE FORMA SORPRESIVA"

Según la defensa, algunas de las personas que allí se encontraban se interpusieron entre ambos, separándolos. Habiéndose separado ya, el tío, sin que nadie se lo esperara, sacó entonces de forma sorpresiva una pistola que portaba, y disparó cinco veces contra la víctima, alcanzándole cuatro de los disparos, siendo uno de ellos mortal de necesidad al impactar en su corazón.

El escrito de la defensa explica que el acusado fue detenido al salir del bar por agentes del Cuerpo Nacional de Policía que por allí pasaban, no sin evitar previamente que su tío Juan Heredia disparara igualmente contra los agentes. En el momento de ser detenidos, al acusado se le ocupó el puñal que portaba entre las ropas; interviniéndose a su tío una pistola marca 'Star' que portaba. En un posterior cacheo le fue igualmente intervenida a J.H.M. una navaja que igualmente portaba.

Jaime Sanz de Bremond ha recordado que contra la sentencia del Tribunal Supremo que acordó la repetición del juicio interpuso recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional, que de admitirse a trámite y estimarse en su día, motivaría la nulidad de la sentencia del Supremo, y la nulidad también de la repetición del juicio.

Para leer más