15 de septiembre de 2019
  • Sábado, 14 de Septiembre
  • 23 de marzo de 2014

    "No podemos cerrar los ojos ante quien no tiene para comer"

    GUADALAJARA, 23 Mar. (EUROPA PRESS) -

       El nuevo director nacional de Cáritas y obispo de Sigüenza-Guadalajara, Atilano Rodríguez, cree que especialmente en estos momentos,  desde organizaciones como Cáritas "no podemos cerrar los ojos ante el hermano que no tiene para comer", pero tampoco ante el que vive solo o aquel que no encuentra sentido a la vida.

       En una entrevista a Europa Press tras ser nombrado obispo responsable de Cáritas Nacional con la renovación de cargos de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Rodríguez ha defendido la misión "caritativa" de esta organización de la Iglesia "ante todo tipo de necesidades, no sólo las materiales".

       Por ello, ha incidido en que hay que "mirar", no únicamente a aquellos que precisan bienes materiales sino "tantas otras necesidades como hoy tiene planteadas nuestra sociedad", en referencia a enfermos, inmigrantes, transeúntes, o aquellos que se sienten solos.

       En este aspecto ha incido en que hay muchas realidades sociales en las que se precisa de la ayuda de Cáritas, "cuya misión --ha dicho-- tiene que ser también la de expresar y demostrar el amor de Jesucristo a los hermanos, en especial a los más necesitados". "Es la labor de la Iglesia, y esta es la atención a los necesitados", ha señalado Rodríguez, para quien esta tarea va muy unida a la atención evangelizadora.

       Monseñor Atilano Rodríguez prefiere esperar a mantener un contacto más directo con los distintos delegados de Cáritas de las distintas diócesis y con la Asamblea General a nivel central para poder hablar con más profundidad de cómo va a enfocar su actual responsabilidad.

       En cuanto a la diócesis, ha señalado que se dan unas líneas determinadas de acción, planteamientos y criterios generales que han de tenerse muy presentes en todas ellas.

       En todo caso, para el obispo de Cáritas en esta nueva etapa su misión será "una labor de impulso o de animación pero también de reflexión"  para plantear aquellos aspectos que en el futuro pueden ser prioritarios a la hora de enfocar la actividad de esta organización de la Iglesia.

       Lo que si tiene muy claro Monseñor Rodríguez es que para planificar por dónde tienen que ir y en qué aspectos van a centrar su labor tanto central como desde las distintas diócesis, "siempre será contando con los demás".

       El obispo de Sigüenza-Guadalajara, nació en Trascastro, pueblo de la parroquia de Leitariegos, concejo de Cangas de Narcea, Asturias, el 25 de octubre de 1946, y sucede en el cargo a Alfonso Milián Sorribas, obispo de Barbastro.