6 de abril de 2020
20 de diciembre de 2008

La Junta achaca el retraso en la tramitación de la Autovía Cuenca-Albacete a que el gobierno ha sido "muy cuidadoso"

CUENCA, 20 Dic. (EUROPA PRESS) -

La tramitación de la Autovía Cuenca-Albacete, que pasará a llamarse Autovía del Júcar, se ha retrasado porque la Junta ha sido "muy cuidadosa", según aseguró hoy el consejero de Ordenación del Territorio y Vivienda, Julián Sánchez Pingarrón, quien presentó en Cuenca el trazado definitivo de esta autovía junto con el consejero de Medio Ambiente y Desarrollo Rural, José Luis Martínez Guijarro.

Esta infraestructura, que se anunció en 2005 asegurando que se iban a batir récords en su construcción, no verá empezar las obras hasta 2011 y no estaría en servicio hasta 2014. El motivo, según Sánchez Pingarrón, es que ha sido necesario ser cuidadoso y contemplar todas las alternativas. No ha tenido sólo un período de exposición pública, sino dos, y el consejero aseguró que era necesario buscar, kilómetro a kilómetro, la mejor solución.

Por ello el Diario Oficial de Castilla-La Mancha (DOCM) publicará el próximo lunes la Declaración de Impacto Ambiental positiva de esta infraestructura, con lo que se podrá licitar a lo largo del año que viene los proyectos. La intención es construir simultáneamente los dos tramos: Cuenca-Motilla del Palancar y Motilla-Albacete.

Este segundo tramo es el que más se separa del trazado de la Nacional 320 y llega a la ciudad manchega por Mahora, y no por La Gineta. Esto se debe a que quieren que la conexión entre las dos ciudades sea directa a través de esta autovía, y a que se quiere evitar colapsar un tramo de alta densidad de tráfico, como es la A-3 entre La Gineta y Albacete.

Dado que tiene enlaces con la A-3 en Motilla o con el Eje de la Manchuela entre Quintanar del Rey y Tarazona de la Mancha, el consejero resaltó las dificultades a la hora de construir una vía de estas características. No esperan tardar menos de 30 o 36 meses.

Según aseguró Sánchez Pingarrón, esta infraestructura, que costará en torno a 540 millones de euros, permitirá reducir el tiempo de recorrido entre ambas capitales de provincia en más de un 40 por ciento. El consejero indicó que los 128 kilómetros de longitud de esta nueva vía de comunicación podrán recorrerse en "una hora y unos minutos", puesto que la velocidad media será de 120 kilómetros por hora. El flujo diario de vehículos se estima en unos 8.000.

Los municipios beneficiados por la autovía son Albacete, Tarazona de la Mancha, Madrigueras, Motilleja y Mahora en la provincia de Albacete; y Cuenca, Arcas del Villar, Fuentes, Olmeda del Rey, Monteagudo de las Salinas, Solera de Gabaldón, Almodóvar del Pinar, Gabaldón, Campillo de Altobuey, Motilla del Palancar, El Peral, Villanueva de la Jara y Quintanar del Rey en la provincia de Cuenca.