3 de marzo de 2021
9 de marzo de 2014

La Junta continúa con el objetivo de llevar banda ancha a todas las localidades de Castilla-La Mancha

GUADALAJARA, 9 Mar. (EUROPA PRESS) -

El director general de Telecomunicaciones de la Consejería de Fomento, Daniel Martínez Batanero, ha recordado que "a principios de Legislatura, las poblaciones de Castilla-La Mancha que no disponían de banda ancha eran 437, de las cuales ya se han cubierto más de 300".

Según Batanero, "aunque el objetivo fundamental es llegar a todas las poblaciones, empezamos en paralelo con proyectos concretos que son pioneros en banda ancha ultrarrápida".

Martínez Batanero ha realizado estas declaraciones durante la visita que ha realizado esta mañana para comprobar el estado de ejecución del despliegue fibra óptica en la urbanización de Nuevo Mesones, en la localidad de El Casar (Guadalajara), según ha informado la Junta en nota de prensa.

Según ha explicado Martínez Batanero, en la actualidad en la urbanización de Nuevo Mesones se está finalizando la fase última del despliegue de fibra con tecnología FTTH (Fiber to the Home). Tras esta actuación, toda la urbanización dispondrá del servicio y podrá contratarlo, por lo que cuando finalicen estas labores serán más de 500 familias y empresas las que podrán contratar los servicios de internet en banda ancha ultrarrápida (con conectividades actuales superiores a los 100 Megas).

INCIDENTES

Asimismo, el director general de Telecomunicaciones ha hecho balance de las principales incidencias causadas por los temporales y los robos con impacto relevante en las telecomunicaciones de Castilla-La Mancha durante los últimos meses.

En este sentido, ha recordado que las competencias son de las operadoras y ha argumentado que "desde el Gobierno regional hemos ido bastante más allá de nuestras competencias formales, tanto informativas como operacionales, y hemos colaborado de la manera más proactiva a nuestro alcance para informar a los alcaldes e instar a las operadoras en la resolución de estas incidencias".

Martínez Batanero ha destacado que "hay que decir que los operadores han intentado restablecer los servicios afectados de la manera más urgente, pero en ocasiones los trabajos se han demorado por la imposibilidad de acceso a la zona donde se localizaba la avería, debido a la existencia de nieve, hielo o barro, que imposibilitaba el acceso o la realización de trabajos en altura".

Mientras que en otros casos, ha afirmado, "los graves destrozos causados durante los robos o por los propios temporales han hecho que la reparación de la avería llevara más tiempo".