25 de febrero de 2020
17 de enero de 2020

Junta y taxistas trabajan para coordinar un convenio que garantice desplazamientos a víctimas de violencia de género

TOLEDO, 17 Ene. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Federación Regional del Taxi de Castilla-La Mancha, Manuel García Naharro y la directora del Instituto de la Mujer de Castilla-La Mancha, Pilar Callado, han mantenido una reunión de trabajo con la finalidad de retomar las conversaciones para la firma de un acuerdo de colaboración entre el Instituto y la Federación sectorial, con objeto de atender desplazamientos especiales de casos de mujeres víctimas de violencia de género.

Dichas conversaciones se habían iniciado con la anterior directora del Instituto, Araceli Martínez, en 2015 y, en esta ocasión, se han realizado una serie de propuestas con el objetivo de conseguir un convenio para que este servicio se lleve a cabo con todas las garantías para las partes implicadas, según ha informado en nota de prensa la Confederación Empresarial de Castilla-La Mancha.

Entre las propuestas planteadas desde la Federación Regional del Taxi se encuentra la de la creación de una red de taxistas dispuestos a prestar este servicio y que se imparta formación específica a los taxistas que vayan a estar en contacto con las víctimas de violencia de género.

Hasta la fecha, este servicio se ha venido prestando de forma puntual, siendo los servicios sociales de cada provincia los que lo han solicitado, para realizar el transporte de las mujeres afectadas y sus descendientes hasta el hogar de acogida seleccionado. Con este acuerdo se conseguiría una prestación del servicio de forma homogénea y coordinada en toda la región.

La Federación Regional del Taxi ha colaborado anteriormente con el Instituto de la Mujer de Castilla-La Mancha en varias ocasiones, como en la campaña realizada el pasado año 2019, denominada 'Mujeres Ilustres Visibles', en la que se instalaron vinilos con la biografía de 10 mujeres ilustres de la región en 250 taxis de la región, o en la campaña para promover la sensibilización sobre la violencia de género en la región, a la que se sumaron más de 500 taxis de Castilla-La Mancha, en el año 2016.

Además, como muestra de la voluntad de servicio social, desde la Federación se solicitó incluir un artículo en el Reglamento Regional del taxi, para que cualquier taxista de la región pudiera acudir a otro municipio distinto del que la licencia le permite, con el objeto de garantizar la privacidad del lugar de destino de las víctimas de violencia de género y posibles problemas para los propios taxistas.

Para leer más