30 de marzo de 2020
25 de abril de 2014

La liquidación del Presupuesto de 2013 del Ayuntamiento de Cuenca arroja 122.000 euros más de los previsto

La liquidación del Presupuesto de 2013 del Ayuntamiento de Cuenca arroja 122.000 euros más de los previsto
EUROPA PRESS

CUENCA, 25 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Pleno Municipal del Ayuntamiento de Cuenca ha debatido la liquidación del Presupuesto Municipal de 2013, que finalmente arroja un superávit de 350.000 euros, pese a que inicialmente era de 228.000 euros.

El concejal de Hacienda, Enrique Hernández, ha señalado que este resultado "es una buena noticia, pues el déficit de 2011 fue de 20 millones de euros y esa sangría se ha contenido", ha informado el Ayuntamiento en nota de prensa.

No obstante, ha señalado que el objetivo del equipo de Gobierno de Juan Ávila "no es dar superávit, sino gobernar y prestar los mejores servicios públicos posibles". Unos servicios que, según ha indicado, "hay que poder pagar, y para eso hay que cumplir una serie de objetivos de estabilidad presupuestaria".

Asimismo se ha mostrado "orgulloso" de haber alcanzado este resultado económico "sin recurrir al despido de interinos, como han hecho otras administraciones".

TRABAJADORES CASAS COLGADAS

Por otro lado, la concejal de Régimen Interior, Pilar Herráiz, ha acusado al Grupo Popular de "utilizar" a los trabajadores del Mesón Casas Colgadas, que este viernes han vuelto a personarse en el Pleno Municipal y que han tenido que ser desalojados por interrumpir la sesión.

Herráiz ha recordado, en respuesta a una moción presentada por el PP sobre las Casas Colgadas, que el la oposición "no recurrió el pliego de condiciones y estuvo a favor de la adjudicación a Manolo de la Osa en la mesa de contratación, como reza en el acta".

Asimismo, les ha acusado de "confundir a la opinión pública, haciendo creer que ha sido el Ayuntamiento de Cuenca el que ha despedido a estos trabajadores". En este punto, ha incidido en que "el Ayuntamiento jamás ha tenido relación laboral con estas personas ni es el responsable del fracaso de la empresa que regentaba las Casas Colgadas y que se declaró en concurso de acreedores antes incluso de la adjudicación del nuevo contrato, hasta el punto de que el Ayuntamiento tuvo que personarse para poder cobrar lo que se le debía por el alquiler de las Casas".