2 de diciembre de 2020
20 de abril de 2006

Muro Benayas dice que la Academia "se ve desde Toledo como una fachada" y aboga por la difusión del trabajo militar

TOLEDO, 20 Abr. (EUROPA PRESS)

El general director de la Academia de Infantería, César Muro Benayas, valoró hoy la visita organizada a los medios de comunicación al centro militar como un medio por el cual los "toledanos sepan lo que hay detrás y el trabajo que se hace" en la institución militar debido a que la Academia "se ve desde Toledo como una fachada y no se sabe muchas veces lo que hay detrás".

Durante la visita a la Academia de Infantería, Muro Benayas destacó su pretensión para que el encuentro con los medios se repita anualmente y solicitó a los responsables de los medios de comunicación que acudan al centro para grabar reportajes sobre las actividades castrenses, ante un recinto que es "el más grande de las Fuerzas Armadas en instalaciones y en alumnos".

La visita comenzó en la sala de la biblioteca, construida en 1874, y que alberga una colección de 30.000 volúmenes del siglo XVIII y XIX, donados de la antigua Fábrica de Armas y de la Escuela de Tiro de Madrid.

El general director, quien hizo un repaso de la historia, los métodos de enseñanza y las instalación de la Academia de Infantería en la sala OTAN del centro, destacó "el gran componente de personal civil" que trabaja en la institución --donde trabajan un total de 700 personas en cuadros de mando, tropa y personal civil-- y que "mantiene las instalaciones" con los alrededor de 1.000 nuevos efectivos en formación. Asimismo, explicó que en la actualidad en la Academia existen tres mujeres oficiales, una suboficial y un 20 por ciento de los miembros de tropa.

Respecto a la enseñanza militar, indicó que los cuadros de mando realizan una formación en primera fase que ronda de uno a tres años en Zaragoza, dependiendo de la titulación, y una segunda fase específica, de uno a dos años, según la especialidad elegida en Toledo, Valladolid o Segovia; así como una etapa de perfección que se desarrolla "a lo largo de toda la vida militar" con cursos, idiomas o seminarios.

ENSEÑANZA

Asimismo, el general expuso que la Academia ofrece una enseñanza mediante el acuartelamiento que dispone de medios multimedia y aulas de transmisiones, motores, EAO Leopardo y laboratorios y el campo de maniobras, donde se realizan pruebas físicas.

El sistema multimedia ofrece además una simulación de combate a través del programa Eneas --que permite la planteación, simulación y repetición de los temas tácticos-- basado en un videojuego comercial, el diseño ECL y un entrenador audiovisual de misiles portátiles, dijo el coronel Alonso durante la visita a la sala multimedia, donde reconoció que en octubre se instalarán programas "nuevos y modernos" como Simbad y Siapon.

Respecto al campo de maniobras, que dispone de una extensión de 1.549 hectáreas, permite los ejercicios de armas, prácticas topográficas, conducción de vehículos, táctica ligera y acorazada y educación física y deportes militares; así como tres zonas para realizar vivac como el Cigarral de la Teja, Palacio de la Sisla y la Casa de Torremocha.

El teniente-coronel Puerto explicó, en el terreno del campo de maniobras, que en este lugar preparan los ataques, las entradas en edificios y los conflictos asimétricos mediante supuestos tácticos. De este modo, ofrecieron una actuación práctica en el que desplegaron una tropa y realizaron una simulación de entrada a un edificio 'enemigo'.

Además, Puerto mostró un edificio cubierto de trampas, que son experiencias recogidas de actuaciones en misiones militares de diversos países, como una ametralladora ubicada en el interior de un edificio que se acciona al empujar la puerta o bombas con sensores de presión y térmicos, entre otras.

También, la visita al campo de maniobras ofreció un recorrido en vehículos de combate como el Pizarro, el Blindaje Medio de Ruedas (BMR) o el Leopard, carros utilizados en las operaciones militares con un peso entre las 34 y 68 toneladas, explicó el general de Brigada.

MUSEO, EDUCACIÓN FÍSICA Y PISTA DE APLICACIÓN.

Además, la Academia tiene el Museo Específico de Infantería, con las salas 'Auras de Gloria' y 'Alcázar de Toledo' y con seis sótanos en donde se muestran machetes, bayonetas, cuchillos, sables-bayonetas, pistolas, fusiles ametralladoras y abundante munición, según explicó el coronel Ferro, quien aseguró que está prevista la construcción de una nueva sala. Además, destacó que el museo alberga varias banderas de Infantería bordadas por las reinas españolas María Cristina y Victoria Eugenia.

La visita también incluyó la Escuela Central de Educación Física, donde el coronel De la Chica explicó que actualmente se forman 25 oficiales y 24 suboficiales y que prepara la Dirección Técnica de los equipos militares y el asesoramiento deportivo. La Escuela dispone de una sala de tiro, musculación, sala de investigación y recintos deportivos.

Finalmente, la Academia de Infantería comprende una pista de aplicación donde el personal militar realiza pruebas físicas "para el futuro combate" consistentes en la superación de obstáculos y alambradas y el arrastre por tierra y paso por una cuerda extendida entre dos puntos y sobre un contenedor de agua.