16 de octubre de 2019
3 de marzo de 2009

Los peritos continúan eximiendo a la Junta de responsabilidades en el incendio de Guadalajara

GUADALAJARA, 3 Mar. (EUROPA PRESS) -

Los peritos del Colegio Ingenieros Forestales, Ana Belén Padrino y Gonzalo Carpintero, han continuado eximiendo a la Junta de responsabilidades en los trabajos de extinción del incendio de los Pinares del Ducado, tras su comparecencia en el Juzgado de Sigüenza (Guadalajara).

En todo caso, según el texto de sus declaraciones al que ha tenido acceso Europa Press y que ayer defendieron durante su comparecencia ante el juzgado, señalaron que la muerte de los once integrantes del Retén de Cogolludo no se produjo por "una explosión en el monte --el efecto Blow-up--", que es la tesis defendida por el Informe de la Universidad de Coimbra y por los técnicos de la Junta imputados en el proceso.

Tanto Padrino como Carpintero afirmaron que en el incendio de la Riba y en los trabajos de extinción se dieron "unas circunstancias que fueron ajenas a las normas y planes de prevención de incendios", pero justificaron las decisiones del responsable del Retén de Cogolludo asegurando que inspeccionó "convenientemente" el lugar elegido para actuar, ya que "la ruta escogida para escapar no era una mala opción, incluso era lógica, bajo condiciones normales y previsibles".

Por su parte, los abogados de la Asociación de Victimas del incendio se quejaron de la aptitud de los peritos "porque han tenido en todo momento un grado de hostilidad hacia nosotros que no es normal" y explicaron a Europa Press que siguen sin satisfacerles las explicaciones realizadas.

"No tienen en cuenta las circunstancias anteriores a la tragedia y sólo analizan lo que rodeó a la muerte de los once integrantes del retén, lo que no demuestran conocimientos en asuntos relacionados con la legislación", afirmaron.

A partir de ahora la juez de Sigüenza, deberá analizar todos los testimonios recogidos en la instrucción y emitir su dictamen definitivo en el que ratifique o elimine las imputaciones decretadas hasta la fecha.

INFORME PERICIAL

El informe pericial encargado por la jueza de Sigüenza que instruye el sumario del caso del incendio de Guadalajara de julio de 2005 en el que fallecieron once personas de un retén, y hecho público a mediados del pasado mes de enero resalta el bajo riesgo existente tanto en la construcción como en la ubicación de la barbacoa donde se originó, así como un conjunto de circunstancias "que no se pudieron prever ni evitar" en las labores de extinción del fuego.

El texto del informe, de 49 folios y con fecha de 16 de diciembre de 2008, y elaborado por dos ingenieros técnicos forestales, dictamina que la barbacoa de donde se ha determinado que había presencia de fuego se encuentra construida de forma que su trasera está protegida con un muro de fábrica más alto que el hogar donde se produce la combustión.

Así, resalta la "aptitud de ubicación del área recreativa respecto al monte" y además contaba con la ventaja añadida de tener agua disponible sobre una balsa colindante en el cauce del río Linares. "Tenía que haber presencia, por pequeña que fuese, de elementos o cuerpos combustibles, que además tuvieran alta inflamabilidad, no pudiendo precisar y pormenorizar el alcance", añade después.

En cuanto al análisis del incendio y del fallecimiento de los once miembros del retén, exclusivamente sobre la zona donde ocurrieron los hechos, los técnicos apuntan que el fallecimiento se produjo por asfixia, al respirar "aire muy saturado con alto grado de toxicidad".

Como conclusión, establecen que el operativo de extinción "sufrió una combinación de circunstancias que no se pudieron prever ni evitar en función del plazo de tiempo en que ocurrieron, que estas circunstancias fueron ajenas a las normas y planes de prevención, y extinción de incendios, y de formación del personal dedicado a la extinción, y que creó incertidumbre y situaciones de riesgo, que les supuso tener que tomar decisiones en segundos, una de ellas, y la principal, fue tomar como ruta de escape la más peligrosa, sin saberlo".

El documento ha sido elaborado por dos ingenieros técnicos forestales del Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos Forestales, y es el segundo de estas características después de que el anterior, de conclusiones similares, fuera recurrido por la acusación al entender esta parte que faltaban por analizar algunos soportes fundamentales para el sumario.

La Audiencia provincial estimó este recurso y devolvió el informe al juzgado, por lo que la jueza María del Mar Lorenzo encargó a los mismos peritos, independientes de las partes, un nuevo informe teniendo en cuenta todas las piezas documentales.