24 de abril de 2019
  • Martes, 23 de Abril
  • 1 de junio de 2014

    PP testará a los candidatos autonómicos de cara a 2015

    Distintos cargos del partido piden una reflexión profunda sobre las corrientes que ponen en duda el sistema político de la transición

    PP testará a los candidatos autonómicos de cara a 2015
    EUROPA PRESS

       MADRID/TOLEDO, 1 Jun. (EUROPA PRESS) -

       El PP realizará encuestas tras el verano para testar la situación del partido y de los candidatos en las distintas comunidades, de cara las elecciones autonómicas y municipales que se celebrarán el año que viene en el mes de mayo. El objetivo es conocer las expectativas de voto, que actualmente son poco halagüeñas en regiones como Madrid o la Comunidad Valenciana y tomar medidas para poder competir en esos comicios.

       La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, anunció el pasado lunes tras el Comité Ejecutivo Nacional la preparación de un plan de acción para poner en marcha el partido ante las próximas citas electorales y recuperar el apoyo de los millones de votantes que, según calculan, se sitúan en la abstención.

       El plan se anunció tras los resultados del PP en las pasadas elecciones europeas: fue la formación más votada, pero se dejó 2,7 millones de votos con respecto a las europeas de 2009. El pasado domingo sumó cuatro millones de papeletas, mientras que en las generales de 2011 obtuvieron más de diez.

       María Dolores de Cospedal aseguró que se encuentra dentro de lo habitual preparar un plan de dinamización antes de un proceso electoral. Fuentes 'populares' han explicado a Europa Press que incluirá la elaboración de encuestas amplias tras el verano, para conocer la situación del partido en las distintas comunidades autónomas y sondear también las posibilidades de distintos candidatos.

    VALENCIA Y MADRID

       También esta elaboración de encuestas es habitual en procesos preelectorales, pero el resultado de las elecciones del domingo pasado les dotan de otra trascendencia. Varios cargos 'populares' señalan que el partido debe atender especialmente la situación en la Comunidad Valenciana y en Madrid, bastiones del PP donde el domingo perdió en total cerca de un millón de votos.

       En la Comunidad Valenciana el PP está muy lejos de la mayoría absoluta que había cosechada en las últimas legislaturas. El propio presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, expresaba el lunes en público su preocupación por los resultados; el jueves anunciaba una remodelación de gobierno, que finalmente se limitaba a un cambio en la portavocía para tratar de "comunicar mejor".

       En cuanto al PP en la Comunidad de Madrid, su presidenta pidió ante la dirección nacional "cambios internos y externos" aunque no tanto de personas como de métodos, para acercar más el partido a los ciudadanos, aclararon a Europa Press fuentes próximas a Esperanza Aguirre.

    MÁS COMUNICACIÓN

       El mensaje que María Dolores de Cospedal envió el lunes es que se busca movilizar al partido, pero que el votante 'popular' no se ha marchado a otra opción sino que se ha quedado en casa. Para ilusionarlo, se confía en la llegada de buenas noticias económicas y en dar con mejores formas de comunicación.

       Otros cargos del PP consultados por Europa Press son partidarios sin embargo de no esperar a que escampe y buscar un rumbo diferente, que empuje al Gobierno a hacer política y no solo gestión, distinción que provocaba la sonrisa irónica de un dirigente 'popular', que se preguntaba si acaso no es lo mismo.

       Quienes hacen esa reflexión apuntan a la confluencia de dos fenómenos políticos muy peligrosos que a su juicio presionan sobre el sistema asentado desde la transición. Por un lado, el auge de Podemos y su oferta contra la 'casta' política que representan PP y PSOE, además de la demolición del régimen político que instauró la Constitución de 1978; por otro, el auge del independentismo vasco y catalán.

       Estas fuentes piden por tanto una reflexión profunda y que vaya más allá del calificativo de "friki" que Pedro Arriola, sociólogo asesor del PP, dedicó al movimiento que representa Pablo Iglesias.