18 de agosto de 2019
  • Sábado, 17 de Agosto
  • Viernes, 16 de Agosto
  • 13 de abril de 2014

    S.La fusión de la tradición sevillana y castellana marca la Semana Santa de Ciudad Real, de Interés Nacional

    CIUDAD REAL, 13 Abr. (EUROPA PRESS) -

    La fusión entre las tradiciones de la Semana Santa sevillana y la castellana son unos de los aspectos fundamentales que definen la Semana de Pasión de Ciudad Real que este domingo comienza de forma oficial, y en la que se pueden ver desde procesiones tan austeras como la del Silencio, en la madrugada del miércoles al jueves, como otras con aires más andaluces como la de la Virgen de la Esperanza el martes por la tarde.

    A lo largo de esta semana se podrán ver en las calles de Ciudad Real una importante imaginería perteneciente a las distintas hermandades, de autores como Raussel y Llorens o Castillo Lastrucci, entre las más antiguas --ya que la mayoría de imágenes desaparecieron durante la Guerra Civil-- con otras más actuales de imagineros sevillanos que se han incorporado en los últimos años a las cofradías más jóvenes, además de la riqueza de bordados y orfebrería que atesora cada cofradía.

    Aunque el Domingo de Pasión ya procesionó el Nazareno y el Viernes de Dolores lo hizo la Dolorosa de Santiago, hoy arranca de forma oficial la Semana Santa de Ciudad Real, declarada de Interés Turístico Nacional, con la procesión conocida popularmente como la de la Borriquilla, de la Hermandad de las Palmas, vinculada tradicionalmente al colegio Hermanos Garate, desde donde inicia su recorrido, y en la que además de los hermanos de túnica portando palmas procesionan también los niños del centro que este año van a hacer la Primera Comunión.

    POR LA TARDE

    Ya por la tarde, la primera de las Hermandades en salir es la del Santísimo Cristo Ultrajado y Coronado de Espinas y Santa María del Perdón, que este año cumple su vigésimo aniversario desde su primera salida procesional, siendo una de sus características que es la única que cuenta con una cuadrilla completa --tanto costaleras como capataces-- de mujeres que portan el paso de la Virgen.

    En esta misma tarde también realiza su estación de penitencia una de las cofradías más jóvenes de la ciudad, aunque cuenta con un gran número de hermanos, y con un recorrido más largo. Es la Hermandad del Prendimiento de Jesús Cautivo y María Santísima de la Salud, cuyo paso de misterio representa la captura de Jesús en el huerto de Getsemaní, va escoltado por la Guardia Civil.

    Tras el Vía Crucis multitudinario que se realiza en la noche del Lunes Santo, las procesiones continúan en la tarde del Martes Santo con la estación de penitencia de la Real Cofradía de Esclavitud de Nuestro Padre Jesús de Medinaceli y del Santísimo Niño del Remedio y la de Nuestra Señora De La Esperanza, ambas fundadas en los años 50, y cuyo momento más emocionante se produce con un encuentro en la Plaza Mayor después de que se escuche la sentencia de Poncio Pilato en la que condena a muerte a Jesús.

    Ya por la noche, el estilo castellano inunda las calles de Ciudad Real con la salida procesional de la Penitencial Hermandad Y Cofradía De Nazarenos De La Humillación De Nuestro Señor Jesús De Las Penas, cuyo paso de misterio representa a Jesús camino del Gólgota con la cruz ayudado por el cirineo, cuyo cortejo procesional abre un muñidor anunciando la llegada de la cofradía y que sólo va a compañada durante el recorrido por música de capilla.

    Esa misma noche sale a las calles la Virgen del Mayor Dolor, que forma parte de la Hermandad del Silencio que procesiona en la madrugada siguiente, con la peculiaridad de que sólo sale la sección femenina de la cofradía acompañando a la Virgen, que hasta el año 1974 en que se fusionaron, era independiente de la del Cristo de la Buena Muerte.

    FUSIÓN DE ESTILOS

    El Miércoles Santo es uno de los días grandes de la Semana Grande de la capital, en el que quizá más se aprecia esa conjunción de aires andaluces con castellanos gracias a las dos hermandades que procesionan y que son de las que más hermanos tienen.

    Abre la jornada por la tarde la Ilustre, Humilde y Fervorosa Hermandad y Cofradía De Nazarenos de la Flagelación de Nuestro Padre Jesús de la Bondad y María Santísima del Consuelo, y a cuyo paso de misterio escoltan caballos y jinetes, además de una representación de la Policía Local de Ciudad Real que es Hermana Mayor Honoraria.

    Y a las tres en punto de la madrugada del miércoles al jueves, el toque de una corneta anuncia en el silencio, pese a que la zona suele estar abarrotada de gente, la salida de la Hermandad del Santísimo Cristo de la Buena Muerte y la Virgen del Mayor Dolor (Silencio), que sólo ha dejado de salir en toda su historia en los años 2006 y 2007 por la lluvia.

    A lo largo de esta procesión no se escucha ninguna palabra --los capataces dirigen los pasos con gestos-- excepto las diferentes estaciones del vía crucis que se leen a lo largo del recorrido, además del sonido de las cadenas que portan algunos hermanos, junto a cruces, por penitencia o promesa.

    El Jueves Santo es el turno de la denominada Pasionaria de Santiago, que integran cinco cofradías: la Hermandad Sacramental de la Santa Cena y María Santísima del Dulce Nombre --que acaba de cumplir su 50 aniversario y es conocida como la de los Estudiantes-- Y la Hermandad del Ecce Homo (Pilatos) --que conserva su particular forma de llevar el paso desde que los costaleros no eran voluntarios sino personas a las que se les pagaba por llevar el paso sin ensayos ni nada--.

    A ellas se unen la Hermandad Del Santísimo Cristo De La Caridad (Longinos) --fundada en 1612 y la cuarta en orden de antigüedad de la capital-- y la Hermandad de Nuestra Señora de los Dolores --que ya procesionó el Viernes de Dolores y a la que también llaman Reina del Perchel por la gran devoción que se le profesa en ese barrio ciudarrealeño--.

    En la madrugada del Viernes Santo inicia su estación de penitencia, también casi en silencio, la Antigua y Venerable Hermandad Penitencial de Nuestro Padre Jesús Nazareno y María Santísima del Amparo en su Gracia y Esperanza, en la que procesiona el Nazareno --que salió el Domingo de Pasión-- al que se conoce como el Señor de la Ciudad.

    MÁS COFRADÍAS EN LA CALLE

    El Viernes Santo es el día que salen a la calle un mayor numero de cofradías. Cinco hermandades componen por la mañana la Pasionaria de San Pedro: Hermandad de la Santísima Virgen de la Misericordia; Real y Muy Ilustre Hermandad de la Oración en el Huerto de los Olivos; Cofradía del EncuentroM Hermandad Ferroviaria de San Rafael Arcángel y Nuestra Señora De Alarcos; Hermandad de Nuestro Padre Jesús Caído; y la Hermandad del Santísimo Cristo del Perdón y de Las Aguas (Las Tres Cruces).

    Y cinco también integran la procesión oficial del Santo Entierro que tiene lugar el Viernes Santo por la tarde y que, incluso, en varias ocasiones han presidido distintos presidentes de Castilla-La Mancha.

    En este caso son: Humilde y Fervorosa Hermandad y Cofradía de Nazarenos del Santísimo Cristo del Amor en su Santo Descendimiento; Hermandad de Nuestra Señora de las Angustias; Muy Ilustre y Venerable Cofradía De Nazarenos de Nuestro Padre Jesús de las Cinco Llagas en el Santo Sepulcro. Real y Fervorosa Cofradía de Nuestra Señora de la Pasión; Hermandad de Nuestra Señora De Los Dolores (Ave María); y Hermandad del Santísimo Cristo de la Piedad.

    Finalmente, y tras la salida procesional de la Real Cofradía de Nuestra Señora de la Soledad, Tercio de los Siete Dolores, Santa Cruz en el Monte Calvario y María Santísima de la Amargura y San Juan Evangelista el Sábado Santo por la tarde, la Semana de Pasión Ciudarrealeña culmina el Domingo con la salida del Resucitado -obra del prestigioso escultor Joaquín García Donaire- y la Virgen de la Alegría, a los que acompañan una representación de las distintas cofradías.