20 de septiembre de 2019
25 de julio de 2010

El águila perdicera es la especie animal más amenazada de Castilla y León, con sólo 15 parejas identificadas

Otras especies amenazadas en la Comunidad son el urogallo, la cigüeña negra, el águila imperial, el oso pardo y el visón europeo

El águila perdicera es la especie animal más amenazada de Castilla y León, con sólo 15 parejas identificadas

VALLADOLID, 25 Jul. (EUROPA PRESS) -

El águila perdicera es la especie animal más amenazada de Castilla y León, con 15 parejas identificadas en las provincias de Salamanca, Zamora y Burgos, mientras que en otros dos hábitat de la Comunidad se han detectado sólo ejemplares hembras, lo que imposibilita la reproducción en estas zonas.

Según informaron a Europa Press fuentes de la Consejería de Medio Ambiente, 13 de esas parejas se localizan en la unidad ambiental que forman los Arribes del Duero y sus afluentes, la mayor parte de ellas se encuentran en Salamanca --el 57 por ciento--, mientras que el 35 por ciento se sitúa en la zona de Zamora.

Por su parte, en los sistemas montañosos de Burgos reside el ocho por ciento restante, es decir dos parejas de águilas macho y hembra, mientras que en la zona central de la meseta y en los sistemas montañosos del noroeste y sur de la región no se ha detectado la presencia de ejemplar alguno de esta especie.

Entre las causas de la desaparición del águila perdicera, cuyas cifras se redujeron a la mitad en las dos últimas décadas, se encuentran los tendidos eléctricos, que provocan una gran mortalidad de sus individuos, así como la disminución de las poblaciones de sus presas.

Para contrarrestar este descenso, se creó en 2008 un plan de conservación que prevé hasta 2011 el seguimiento de las aves, la modificación de los tendidos eléctricos, así como el análisis y recuperación de sus grupos de presas, fundamentalmente conejos silvestres y perdices rojas.

OTRAS ESPECIES

Otras especies animales que se encuentran amenazadas en la Comunidad son el urogallo, la cigüeña negra, el águila imperial, el oso pardo o el visón europeo, así como ejemplares de lince ibérico y pequeños invertebrados.

En el caso del urogallo, el Plan de Recuperación y Protección tiene como objetivo aumentar el número de ejemplares hasta 250, frente a los 164 que existían en Castilla y León en 2005, en una superficie de 728 kilómetros cuadrados entre las provincias de León y Palencia.

Por lo que se refiere a la cigüeña negra, su situación ha mejorado desde finales de los años 80 hasta duplicar su población reproductora, que en 2008 alcanzó en la Comunidad las 64 parejas seguras además de otras 16 probables, lo que representaba el 20,7 por ciento de la población española de esta especie.

El águila imperial, la rapaz más amenazada de Europa, cuenta desde 2003 con un Plan de Recuperación que ha permitido que las 29 parejas reproductoras que existían en Castilla y León en 2006 sacaran adelante 54 crías en la primavera de 2008 en las provincias de Ávila y Salamanca.

En cuanto al oso pardo, su hábitat se encuentra entre los límites de Castilla y León, Asturias y Cantabria, por lo que no existen datos concretos de individuos de esta especie en la Comunidad, aunque se estima que en la Cordillera Cantábrica conviven 130 ejemplares divididos en dos zonas, de los cuales alrededor de un centenar se sitúan en el área occidental.

VISÓN EUROPEO

Una especie que se ha visto amenazada por otra rival es el visón europeo, el mamífero con mayor peligro de extinción en el Continente debido en gran parte a la competencia de su pariente americano, por lo que actualmente este animal sólo se encuentra en España, suroeste de Francia, Rumanía y Rusia.

Además, se estima que la población española es la única en el mundo con posibilidades de recuperación, según datos del Ministerio de Medio Ambiente Rural y Marino, a pesar de que su presencia en el país se detectó por vez primera hacia mediados del siglo XX, un dato que en Castilla y León se circunscribe a la década de los 90 de esta centuria.