26 de febrero de 2021
22 de enero de 2021

Armisén pide "paz y unión" para afrontar los "difíciles retos" de 2021

   PALENCIA, 22 (EUROPA PRESS)

   La presidenta de la Diputación de Palencia, Ángeles Armisén, ha pedido "paz y unión" para afrontar "los difíciles retos que plantea 2021 a todos los palentinos", especialmente a aquellos que, como ella, "asumen la responsabilidad de gestionar los intereses públicos".

   En un contexto global de "dura pandemia" desde la irrupción del Covid-19, Armisén ha querido prestar atención a una mujer que conoció profundamente el mundo de la enfermedad: María Soledad Torres Acosta (1826-1887), fundadora en 1851 de las Siervas de María Ministras de los Enfermos.

   Una congregación que en agosto cumplirá 170 años y cuya fundadora, momentos antes de morir dejó, según ha recordado Armisén, un mensaje que estimó esencial para profundizar en esa misión de ayudar al enfermo: "Hijas, que tengáis paz y unión".

   Un mensaje que, a juicio de la presidenta de la institución provincial "destila sabiduría". "Hay mucha experiencia en menos de una decena de letras. Es una gran lección de brevedad que debemos aprovechar ahora, llevarla siempre en mente, para afrontar los difíciles retos que nos plantea 2021 a todos los palentinos, especialmente a quienes asumimos la responsabilidad de gestionar los intereses públicos", ha afirmado la presidenta de la institución provincial en una "reflexión en voz alta" remitida a Europa Press.

   En primer lugar, en referencia a "la unión", Armisén ve hoy más necesario que nunca "unir esfuerzos y cooperar", algo que, en su ámbito, "se traduce en la lealtad institucional y en la alianza eficaz de los recursos necesarios para paliar las consecuencias de la pandemia, tanto en la esfera sanitaria como en la social, que incluye daños económicos y laborales, pero también morales", estos últimos, apunta, "a menudo olvidados".

   En este sentido, dentro de sus "competencias y medios limitados", ha avanzado que la Diputación de Palencia proseguirá este año en ese "empeño colectivo y prioritario de prevenir contagios, ayudar a las personas y los colectivos más perjudicados por la pandemia, y apoyar el mantenimiento de las actividades económicas y los puestos de trabajo".

   Con esas miras, la institución provincial orientará dos de sus herramientas "básicas": la primera, unos presupuestos operativos desde el 1 de enero que "fortalecen la inversión", las partidas para asistir a los más vulnerables y las ayudas a los emprendedores del medio rural; la segunda herramienta, la puesta a disposición de la Diputación al servicio de los ayuntamientos de la provincia, como "entidad local solidaria".

   Asimismo, ha recordado que desde la pasada legislatura ha "abanderado y reclamado" que el "principio de ruralidad" se incluya, de modo "transversal e informador" en toda la legislación y políticas públicas de España, a fin de "simplificar cualquier actuación en los municipios más pequeños, y dar soluciones rurales a problemas rurales" en lugar de "soluciones urbanas a problemas rurales".

   Ese principio se revela, a juicio de Armisén, "cada día más imprescindible para abordar el reto demográfico", motivo por el cual la Diputación pretende mantener, dentro de sus posibilidades, la "máxima solidaridad" con los municipios del medio rural, que "en su mayoría, padecen una evidente insuficiencia de medios para atender las muchas y variadas demandas de su población en época tan adversa como la actual".

   Ya en referencia a la "paz", complementaria y "tan necesaria" como la "unión", la presidenta de la Diputación de Palencia cree, "de modo doloroso", que la pandemia "ha puesto los pies en la tierra" a la sociedad y "exige humildad: ciertamente, pagando un precio alto en muertes, sufrimiento, soledad, pobreza, desaliento...".

   "Creo que la paz que nos exige ahora esta situación se vincula estrechamente con la extrema responsabilidad individual en nuestros comportamientos personales y sociales. Y es esa paz definida por la Real Academia de la Lengua de modo explícito para esta voz en su Diccionario en su segunda acepción: 'relación de armonía entre las personas, sin enfrentamientos ni conflictos'; también la que aparece en la expresión 'poner en paz', es decir, 'mediar entre personas para ponerlas de acuerdo', lo que también sirve --debe servir-- entre personas jurídicas, incluidas las de derecho público como las administraciones que velan por el interés común", ha explicado Armisén.

   Por último, ha apuntado que sus "deseos de paz y unión" entre los palentinos para este 2021 nacen, en definitiva, de un "convencimiento íntimo": "Es lo que necesitamos en este momento".

   "Nos conviene esa armonía entre las personas y entre las instituciones, para conjugar y conciliar muchas decisiones que, en aras del bienestar general, a menudo merman nuestros derechos y libertades, nuestra particularidad, nuestras expectativas materiales o espirituales", ha aseverado, a lo que ha añadido que "conviene que toda la provincia marche unida", avanzar "juntos habitantes y administraciones públicas".

   Todo ello, ante la adversidad que promete 2021 pero que Armisén llama a afrontar con esperanza: "Nos conviene que toda la provincia marche unida, que avancemos juntos habitantes y administraciones públicas ante un año que se presenta difícil, muy difícil, pero que superaremos entre todos, porque 2021 no debe llevarnos ni a la resignación ni a la desesperanza. Paz y unión, queridas palentinas; paz y unión, queridos palentinos".