9 de agosto de 2020
26 de febrero de 2009

Asaja solicita a la Junta que autorice la quema "selectiva y excepcional" de rastrojo de maíz en León

LEÓN, 26 Feb. (EUROPA PRESS) -

La organización agraria Asaja solicitó hoy a la Junta de Castilla y León que autorice con carácter "selectivo y excepcional" la quema del rastrojo de maíz de la campaña 2008-2009 en León, que en el momento actual está en plena cosecha.

Según informó Asaja en una nota recogida por Europa Press, la campaña de maíz, con una tercera parte recolectada, se ha retrasado por razones climáticas y de mercado, por lo que no queda tiempo para preparar convenientemente las parcelas de cara a las nuevas siembras que se iniciarán el próximo mes de abril.

Asimismo, explicó que los vientos huracanados registrados a principio del presente año tiraron al suelo muchas plantas cuyas mazorcas no recogen las cosechadoras y nacen en primavera, lo que perjudica la producción de la próxima cosecha.

Al respecto, precisó que la forma de eliminar este problema es quemar la paja de maíz y recoger a mano las mazorcas, que en muchas parcelas representa más del 20 por ciento de la cosecha.

"La conveniencia de quemar el rastrojo de maíz viene por la necesidad de eliminar la abundante paja para hacer las labores para la nueva siembra y por la necesidad de recoger las mazorcas caídas para que la semilla, que no es híbrida y por tanto no es productiva, no nazca en la próxima campaña", puntualizó.

Igualmente, señaló que la quema controlada de rastrojos, particularmente de maíz, es una labor agronómica que se ha practicado en la provincia de León hasta fechas recientes en las que la política agrícola común la ha hecho incompatible con la percepción de las ayudas.

Además, indicó que la Consejería de Medio Ambiente autoriza las quemas cuando se hace de forma controlada y desde las directrices marcadas. "La mayoría de los países del mundo que exportan maíz y otros cereales a España y resto de Europa utilizan sin limitación alguna la práctica agronómica de quema de rastrojos", aseguró.

En su opinión, un año como el actual, en el que se dan las circunstancias anteriormente descritas y donde es preciso ahorrar costes para evitar más pérdidas de las ya acumuladas por la mala cosecha y los bajos precios, la quema de rastrojos sería "muy bien acogida" por el sector y no perjudicaría el medio ambiente. "En la decisión de la Junta se verá la sensibilidad para entender y responder a un problema específico de la agricultura leonesa", concluyó.