22 de octubre de 2019
  • Lunes, 21 de Octubre
  • 4 de abril de 2008

    Aspanias realiza un informe sobre el perfil social de las personas discapacitadas de la comarca de Pinares de Burgos

    BURGOS, 4 Abr. (EUROPA PRESS) -

    La Asociación de padres y familiares de personas con discapacidad intelectual (ASPANIAS) de Burgos presentó el informe 'Las personas con discapacidad en la comarca de pinares. Estudio de población y necesidades', con el objetivo de conocer la realidad personal, social y laboral de las personas con discapacidad que residen en la comarca burgalesa de Pinares y proponer soluciones coherentes y adaptadas a las necesidades de este grupo de población, en esta parte de la provincia.

    El estudio se centró en las seis localidades que conforman la Mancomunidad Alta Sierra de Pinares (Regumiel de la Sierra, Quintanar de la Sierra, Vilviestre del Pinar, Canicosa de la Sierra, Neila y Palacios de la Sierra) y una de las primeras conclusiones a las que llega es que "a partir de ahora creemos que es preciso acometer planes y medidas que permitan mejorar situaciones y, especialmente que prevean otras, seguramente más graves, que pueden suceder en el futuro", indicaron a Europa Press fuentes de la Asociación.

    El informe es el resultado del trabajo de campo realizado por un grupo de técnicos de la Unidad de Intermediación Laboral de Aspanias, en el último año. Para ello se elaboraron cerca de 400 entrevistas a empresas, asociaciones de la zona y a técnicos municipales.

    Aspanias aseguró que con los datos obtenidos es posible construir el perfil genérico de la persona con discapacidad que reside en esta zona de la provincia burgalesa.

    Se tarta de un varón, de unos 40 años, soltero, que vive en casa de sus familiares (padres principalmente o hermanos), cuyo fuente ingresos proviene (en su mayoría) de la pensión no contributiva que percibe, sin apenas formación (básica y para el empleo) y sin trabajo. Pero pese a su situación personal, social y económica se muestran reacios a marcharse.

    En cuanto a la zona analizada, se comprobó que "existe un gran tejido asociativo, si bien presenta un carácter muy diverso de tipo educativo, de amas de casa, de jubilados, deportivo o cultural, pero en este entramado social es patente la invisibilidad de las personas con discapacidad". El informe añadió que "no existe una negativa a la participación pero se identifica discapacidad con barreras arquitectónicas y se deduce que estas son las únicas que podrían impedir la participación de la persona con discapacidad en sus respectivas asociaciones".

    Por su parte el tejido empresarial se mostró desinformado sobre el potencial de las personas con discapacidad y desconoce las ayudas que existen para la contratación de estos potenciales trabajadores.

    Las conclusiones más relevantes del estudio señalaron que "el paso del tiempo no hace sino agravar la situación, sobre todo entre los jóvenes" y que "se ha necesaria una intervención en la zona (a corto plazo) que atienda las necesidades de estas personas de un modo global" y en coordinación con ayuntamientos, Diputación, servicios sociales, empresarios, organizaciones del entorno y las asociaciones del sector social.

    El informe ha contado con la financiación de la Unión Europea a través de la Fundación Luis Vives, la colaboración de la Diputación Provincial de Burgos (a través de los técnicos del Centro de Acción Social de la comarca), de los ayuntamientos de la Mancomunidad Alta Sierra de Pinares y de la Asociación Pro Salud Mental de Burgos, PROSAME con el asesoramiento informativo de sus técnicos.