14 de diciembre de 2019
  • Viernes, 13 de Diciembre
  • 25 de mayo de 2010

    Condenado a 3 años el vallisoletano que confesó traficar con droga y absuelta la persona detenida junto a él

    VALLADOLID, 25 May. (EUROPA PRESS) -

    La Audiencia de Valladolid condenó a una pena de tres años de cárcel a José A.A.M. por un delito de tráfico de drogas cometido el 26 de junio de 2009, fecha en la que fue detenido en el barrio de Delicias en posesión de 15 gramos de cocaína, y dictó sentencia absolutoria para el segundo acusado, Roberto T.P, quien durante el juicio alegó que cuando fue interceptado junto al anterior se disponía únicamente a comprarle medio gramo para su propio consumo.

    En su sentencia, la Sala considera a José A.A.M. autor de un delito contra la salud pública, tal y como el propio acusado había reconocido, y le impuso la misma pena solicitada por el Ministerio Fiscal y con la que se declaró conforme, tres años y multa de 1.200 euros, mientras que su compañero de banquillo, Roberto T.P, quien se exponía a cinco de cárcel, quedó libre de cargos, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

    Con respecto a este último, la sentencia absolutoria del tribunal estaba casi cantada después de que los tres magistrados de Sala, poco después de celebrarse el juicio, dictaran un auto ordenando la puesta en libertad del procesado.

    Durante el juicio, José A.A.M. confesó que el día de los hechos, sobre las 18.00 horas del 26 de junio de 2009, acudió con su vehículo a la calle Levante, en el barrio de Delicias, ya que el otro acusado le había emplazado porque quería comprarle 15 gramos de cocaína.

    "Le venía aprovisionando de droga una vez al mes, casi siempre un 'taco', compuesto de 10 gramos, y me dijo entonces que la quería para un amigo, segurísimo", declaró José A.A.M, quien recordó que fue en el momento en que su cliente entró en el coche cuando la policía detuvo a ambos, sin que se hubiera llevado aún a efecto la transacción.

    El otro acusado, el ahora absuelto Roberto T.P, quien se declaró consumidor de droga desde hace años, alegó que ese día tan sólo pretendía adquirir medio gramo, debido a que se encontraba en paro, y aseguró que dicha dosis era para consumo propio. "Le dije que era para un amigo porque tenía problemas y me estaba separando. No quería que supiera que soy consumidor porque eso son cosas privadas", se justificó.

    MATERIAL PARA PREPARAR PAPELINAS.

    Aunque en registros posteriores efectuados por la policía en los pisos de José A.A.M. y Roberto T.P, en las calles Prado y Rosa Chacel, respectivamente, les fueron intervenidos a ambos rollos de alambre, recortes circulares de plástico y sendas balanzas de precisión, así como en el caso del primero una sustancia de corte denominada Fenatecina, el segundo de los procesados siguió manteniendo que tales efectos no eran para confeccionar papelinas para su posterior venta a terceros sino para prepararse sus dosis.

    Respecto de la balanza, Roberto T.P, sostuvo también que la había adquirido para pesar la medicación que su hijo, de veinte meses, tenía que tomar a diario debido a los graves problemas de salud que padecía.