14 de noviembre de 2019
  • Miércoles, 13 de Noviembre
  • 20 de octubre de 2014

    La Junta ha decomisado más de 3.000 kilos de setas en 30 intervenciones en lo que va de campaña micológica en Soria

    SORIA, 20 Oct. (EUROPA PRESS) -

    Los agentes medioambientales, forestales y celadores de la Junta de Castilla y León han llevado a cabo 30 intervenciones, "muchas de ellas en colaboración con la Guardia Civil y los agentes medioambientales de las entidades propietarias" (Ayuntamiento de Soria y Mancomunidad de los 150 Pueblos), desde que el pasado día 10 comenzó la temporada alta de la actual campaña micológica en la provincia de Soria, actuaciones en las que se han decomisado más de 3.000 kilos de boletus y níscalos.

    Tal y como ha informado la Delegación Territorial de la Junta, las principales infracciones cometidas por las personas denunciadas son recolectar sin permiso y sobrepasar el límite establecido en los permisos obtenidos (recreativo). También se han detectado, "en menor número pero más complejas de abordar", las acampadas ilegales, las ocupaciones y uso sin autorización de los refugios o las relacionadas con el uso del fuego, todas ellas, en su mayoría, protagonizadas por grupos de recolectores organizados de ciudadanos de nacionalidad rumana.

    Desde el pasado día 10 el número de intervenciones realizadas supera las 30, de las que la mayoría corresponden a ciudadanos rumanos (en todos los casos grupos de recolectores que suman más de 200) y el resto, "muy poco significativo", a personas de nacionalidad española.

    La cantidad de producto decomisado por el personal de la Junta de Castilla y León en estas intervenciones asciende, hasta el momento, a 3.066 kilogramos, 2.160 de níscalos y 906 de boletus.

    Los decomisos más importantes han tenido lugar los primeros días en los montes de los términos municipales de Villar del Río y Diustes, con 366 kilogramos de ambas especies el pasado día 14 y 484 kilogramos de níscalo el día 15; y 115 el pasado sábado. En los dos casos el operativo estaba formado por agentes medioambientales de San Pedro Manrique y la Guardia Civil.

    También, el día 15, los agentes medioambientales de Navaleno decomisaron 101 kilogramos de boletus a un grupo de rumanos y este fin de semana se denunció a 20 personas, a quienes se decomisaron otros 225 kilogramos.

    En la comarca de Almarza este fin de semana fueron denunciados ocho ciudadanos rumanos, decomisando 410 kilogramos.

    En estos diez días se han desalojado cuatro acampadas ilegales, una el día 14, con doce ciudadanos rumanos, en el término municipal de Soria, y tres el día 15, dos en El Royo y una Vinuesa, con 12, 8 y 30 ciudadanos rumanos respectivamente. Además, el día 16, se realizaron denuncias en Montenegro de Cameros por circular por pistas prohibidas.

    120 EMPLEADOS PARA LA VIGILANCIA Y CONTROL

    Según ha recordado la Delegación Territorial de la Junta en Soria, como "principal novedad" para esta campaña se estableció, tal y como acordó la UGAM 'Montes de Soria', eliminarla categoría de recolector foráneo comercial, para intentar con esta medida disuadir a ciertas cuadrillas organizadas de recolectores que "causan problemas y abusos en esta provincia, perjudicando el micoturismo".

    Por ello, el pasado 1 de octubre la Delegación Territorial convocó una reunión de coordinación con las instituciones competentes y agentes implicados en la campaña de recolección micológica en la que, entre otras cuestiones, se estudió todo lo relacionado con las modalidades y condiciones de los permisos de recolección o las propias tareas de control y vigilancia, estableciéndose unas pautas y recomendaciones para actuar en materia de seguridad, en caso de tener que intervenir frente a grupos organizados, desalojo de campamentos ilegales, etcétera, a la vista de la experiencia acumulada en los años anteriores.

    Así las cosas, el Servicio Territorial de Medio Ambiente de Soria, cuenta entre sus efectivos con más de 120 empleados públicos entre agentes medioambientales, agentes forestales y celadores, distribuidos por las 12 comarcas en las que está dividida la provincia.

    Durante la campaña micológica este personal combina sus funciones habituales con servicios de vigilancia específicos de control micológico, repartidos en varios turnos a lo largo del día y de la noche, incluidos fines de semana.

    Con estos servicios se pretende controlar las prácticas recolectoras para evitar daños al monte y ofrecer un contexto de recolección seguro, habiendo llevado a cabo desde el inicio de la campaña más de 1.000 controles rutinarios a los recolectores, denunciando, en su caso, a todo recolector que cometa infracciones administrativas, que suelen conllevar el consiguiente decomiso de los productos micológicos obtenidos ilegalmente.

    También se pone especial atención, han señalado las mismas fuentes, en el control del uso indebido de los refugios repartidos por los montes de utilidad pública, así como a las acampadas ilegales en los montes.

    CONTROLES Y PERMISOS EXPEDIDOS EN LA PASADA CAMPAÑA

    Durante la pasada campaña se realizaron por parte de los agentes medioambientales de la Junta de Castilla y León un total de 730 controles a recolectores, tras los cuales, se denunciaron por carecer del oportuno permiso a 28 ciudadanos españoles y a 369 ciudadanos extranjeros, pertenecientes en su mayor parte a cuadrillas organizadas de recolectores (no micoturistas).

    Muchas de las intervenciones de los agentes encargados del control y la vigilancia de la recolección desembocaron en el decomiso del producto, que es considerada "como una de las formas más efectivas de luchar contra la recolección ilegal".

    En la campaña 2013-2014 se decomisó en la provincia de Soria un total de 5.774 kilogramos de setas.