4 de marzo de 2021
9 de septiembre de 2014

Del Olmo ratifica la "decisión firme" de la Junta de no impulsar nuevas cargas tributarias a ciudadanos en 2015

VALLADOLID, 9 Sep. (EUROPA PRESS) -

La consejera de Hacienda, Pilar del Olmo, ha ratificado este martes la "decisión firme" de la Junta de Castilla y León de no impulsar nuevas cargas tributarias para los ciudadanos en 2015, como ya ha ocurrido en 2014.

Este es uno de los principales mensajes que ha lanzado Del Olmo en su intervención en el debate de aprobación del límite de gasto no financiero para 2015 y que se ha fijado en 8.791,3 millones de euros, un 0,72 por ciento más que en 2014, y no por un aumento de los recursos vía endeudamiento, como ha ocurrido otros años, sino por la mejoría de los ingresos no financieros "que son con los que deben financiarse de forma ordinaria las administraciones públicas".

Tras constatar la mejoría del escenario macroeconómico, la consejera ha defendido que la Junta no ha caído en la tentación de dibujar ingresos inalcanzables ni baraja "renuncias imposibles", si bien ha compartido con el Gobierno central la oportunidad de hacer rebajas impositivas para mejorar el consumo de las familias y la actividad empresarial "y con ello fortalecer el crecimiento económico".

La consejera de Hacienda ha abogado en todo momento por seguir controlando el gasto público, no sólo en volumen sino también en cuanto a procedimientos y prácticas en la gestión pública, ya que, a pesar de que se reduce el déficit público en un 30 por ciento, el endeudamiento sigue en aumento, un indicador de sostenibilidad que se debe atender, en palabras de Del Olmo, a pesar de que Castilla y León mantenga una posición relativa mejor que la media.

"BUEN PROYECTO DE PRESUPUESTOS"

Como ya adelantó la pasada semana tras la aprobación del techo de gasto no financiero en el Consejo de Gobierno, Pilar del Olmo se ha mostrado convencida de que este límite permitirá elaborar un buen proyecto de presupuestos para 2015 que siga respondiendo a las necesidades de los ciudadanos mediante prestaciones y servicios públicos "de calidad reconocida", en especial en "ámbitos esenciales" como la sanidad, la educación y los servicios sociales, materias a las que se ha referido como "la principal responsabilidad" de la Junta.

En este sentido, ha explicado que la prestación de esos servicios públicos de calidad sólo puede garantizarse a medio y largo plazo si se continúan reduciendo los desequilibrios presupuestarios, un proceso de consolidación fiscal que, según ha reconocido una vez más, ha exigido mucho de los ciudadanos en estos años de crisis.

Dicho esto, ha admitido que, aunque esos desequilibrios se están superando, las cuentas públicas de Castilla y León aún no están libres de esa tendencia.

En su alocución, Pilar del Olmo ha recordado que el Ejecutivo autonómico siempre ha defendido la necesidad de hacer compatible la reducción del déficit público con la prestación de unos buenos servicios públicos donde, según sus palabras, contener el primero era "urgente e imprescindible" para garantizar esos servicios.

"Debíamos reconducir la dinámica de incrementos de déficit excesivos en los que se ha incurrido a partir de 2008, que se tradujeron en el cierre de los mercados financieros para algunas administraciones públicas y, para todas, en altos costes de los recursos financieros que precisaba la actividad pública", ha rememorado, al mismo tiempo que ha defendido que la actuación conjunta de las administraciones públicas españolas en esa dirección ha sido determinante para recuperar la confianza de los mercados y con ello el acceso a una "financiación necesaria" para mantener los servicios públicos en condiciones mucho más favorables.

Para leer más