27 de mayo de 2020
16 de noviembre de 2018

Sanidad se encuentra "vigilante" y trabaja con los contactos de la fallecida en Ávila por meningitis

VALLADOLID, 16 Nov. (EUROPA PRESS) -

El consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado, ha afirmado que se trabaja con los "contactos" de la joven de 17 años fallecida por enfermedad meningocócica en Ávila y se encuentran "vigilantes" ante las posibles incidencias que pudieran surgir.

Sáez Aguado, durante un acto de celebración del 15 aniversario del Centro de Hemoterapia y Hemodonación de Castilla y León, ha explicado que no hay ninguna novedad con respecto a este caso y se trabaja con los "contactos" para aplicar el protocolo y las medidas de quimioprofilaxis contempladas.

Asimismo, ha señalado que están "vigilantes" para observar cualquier posible "incidencia", aunque no se ha detectado ninguna novedad.

El Servicio Territorial de Sanidad en Ávila activó el protocolo preventivo ante un caso sospechoso de enfermedad meningocócica tras el fallecimiento de una joven de 17 años en el Hospital Nuestra Señora de Sonsoles.

Según la Delegación Territorial, la joven falleció en el hospital en la tarde del miércoles tras ingresar en Urgencias un día después de haber acudido a los servicios sanitarios con síntomas de catarro o gripe.

Sanidad ha puesto en marcha las medidas establecidas por la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica ante una situación como esta, por lo que se ha contactado con los familiares y personal y compañeros del instituto al que acudía la menor en la capital abulense así como su entorno laboral.

Los Servicios de Epidemiología de la Junta han facilitado al centro documentación para su traslado a padres de alumnos y profesorado, y se mantiene un estrecho contacto con los responsables educativos al objeto de atender sus demandas informativas, si bien la edad de la menor hace que la posibilidad de contagio entre sus compañeros sea altamente improbable.

En este sentido se ha destacado que se ha transmitido a las familias y a la sociedad en general que "la aparición de otros casos secundarios de enfermedad meningocócica a partir de este primario es remota, ya que su contagio no es fácil pues precisa de un contacto directo, continuado y estrecho entre personas, siendo un patógeno que no puede vivir fuera del cuerpo humano al destruirse en el medio ambiente".

Para leer más