19 de septiembre de 2019
12 de diciembre de 2018

La tasa de actividad en Castilla y León se sitúa en el 54,9%, por debajo de la media nacional

VALLADOLID, 12 Dic. (EUROPA PRESS) -

La tasa de actividad en Castilla y León se sitúa en el 54,9% en 2018, por debajo de la media nacional. Este dato supone un descenso de 0,1 puntos porcentuales respecto a la cifra del año anterior, según el informe de Randstad.

Randstad destaca que la tasa de actividad en Castilla y León se sitúa en el 54,9% en 2018 y se sitúa por debajo de la media nacional. Este dato supone un descenso de 0,1 puntos porcentuales respecto a la cifra del año anterior.

Cuando se analiza la serie histórica, el análisis de Randstad revela que tras registrar en 2008 una tasa de actividad del 55%, este indicador del mercado laboral disminuyó el año siguiente para después aumentar y alcanzar en 2012 la cifra más alta de la década (56,1%). A partir de ese momento, fluctuó entre el 56% y el 54% hasta registrar en 2018 el 54,9%.

A nivel nacional, Randstad detecta que la tasa de actividad se sitúa en el 58,7% en 2018 y registra la cifra más baja de los últimos diez años. Este dato supone un descenso de 0,2 puntos porcentuales respecto a la cifra del año anterior. En concreto, más de 22,85 millones de profesionales en España se encuentran en activo, una de las cifras más bajas del década.

Otra variable que utiliza Randstad para analizar la tasa de actividad es la edad del profesional. De este modo, las personas de entre 25 y 45 años son el colectivo que registra la tasa de actividad más elevada. En concreto, este grupo alcanza un 87,9%, es decir, 9 de cada 10 personas de esta edad se encuentran en activo. A continuación, se sitúan los mayores de 45 años (48,9%) y, por último, los menores de 25 años (37%).

Cuando se compara con la cifra mostrada en 2008, Randstad destaca que los profesionales menores de 25 años son los únicos que descienden su tasa de actividad (-14 puntos porcentuales). A continuación, se sitúan las personas con edades comprendidas entre 25 y 45 años (1,8 p.p) y los mayores de 45 años (5,7 p.p), que son los que más han aumentado su tasa.

En términos absolutos, durante el tercer trimestre del año, se registraron 22.854.000 profesionales activos, lo que supone un crecimiento del 0,3% respecto a 2017 y un descenso del 1,3% si se compara con la cifra alcanzada en 2008.

Cuando se analiza el comportamiento de este indicador del mercado laboral durante los últimos diez años, Randstad destaca que tras superar en 2008 los 23,1 millones de ocupados, esta tasa aumentó durante cuatro ejercicios consecutivos hasta alcanzar en 2012 la cifra más elevada (23.491.900). Tras ese punto, el volumen de activos descendió cinco años consecutivos.

A MAYOR FORMACIÓN, MAYOR TASA DE ACTIVIDAD

Randstad también tiene en cuenta la tasa de actividad en función del nivel de formación de estos y destaca que a mayor nivel de formación, mayor es la tasa de actividad. En concreto, los profesionales con formación superior registran una tasa de actividad del 79,8%. A continuación, se sitúan los que disponen de formación secundaria (65,1%) y formación primaria (15,6%).

La principal razón de que la tasa de actividad de los profesionales con estudios primarios sea la más baja es porque en muchos casos estas personas se encuentran estudiando y, por lo tanto, no están contabilizadas como profesionales en activo.

Cuando se compara con 2008, llama la atención que todos los colectivos analizados han descendido su tasa de actividad. En primera posición se sitúan los que han cursado educación secundaria, registrando un descenso de 3,3 puntos porcentuales, seguidos de los que cuentan con educación primaria (-2,3 p.p.) y los que disponen de educación superior (-1,3 p.p.).

La región en la que reside el profesional es otro de los factores que Randstad tiene en cuenta para analizar la tasa de actividad. De esta forma, Baleares es la región que registra la mayor tasa de actividad. En concreto, el 67,9% de los profesionales baleares se encuentran en activo. En segunda y tercera posición se sitúan Madrid y Catalunya con una tasa de actividad del 62,5% y 61,2% respectivamente.

Con tasas de actividad inferiores a las registradas por estas comunidades pero por encima de la media nacional, se encuentran Canarias (60,8%), La Rioja (59,6%), Murcia (59,3%), Navarra (59,1%), Aragón, Comunitat Valenciana (58,8%) y Castilla-La Mancha (58,7%).

En el lado contrario, con tasas actividad por debajo de la media nacional, se encuentran Andalucía (56,8%), Euskadi (55,8%), Extremadura (55,3%), Cantabria (55,1%), Castilla y León (54,9%), Galicia (53,6%) y Asturias (51,1%).

Si atendemos a los términos absolutos, Andalucía (3.930.600), Catalunya (3.797.700), Madrid (3.357.100) y Comunitat Valenciana (2.431.400) son las regiones con más profesionales activos, sumando entre las cuatro el 48,7% del total a nivel nacional. En el lado opuesto se sitúan La Rioja (155.200), Cantabria (271.200) y Navarra (314.100).

Poniendo el foco en las provincias, además de Madrid (3.394.100), que se sitúa como la provincia con más número de activos, Randstad destaca que Barcelona (2.796.200) es la que reúne más profesionales en activo. Le siguen Valencia (1.253.900), Sevilla (932.800), Alicante (903.400) y Málaga (783.500).

Por el contrario, Soria (43.700) es la provincia con el menor número de personas activas seguida por Teruel (64.500), Ávila (72.000), Palencia (72.500) y Segovia (74.500).

En el caso del resto de las provincias castellanoleonesas, Valladolid es la que registra un número mayor de activos (251.900), seguida de León (203.700), Burgos (172.700), Salamanca (154.100) y Zamora (78.900).