24 de octubre de 2020
22 de septiembre de 2020

La Cámara de Comercio de Andorra pide mantener las inversiones previstas para el 2020

La Cámara de Comercio de Andorra pide mantener las inversiones previstas para el 2020
El censo de la Cámara de Comercio andorrana creció un 2,7% en 2019 - EUROPA PRESS - ARCHIVO

Los indicadores apuntan a que habrá "un importante descenso del PIB" andorrano en 2020

ANDORRA LA VELLA (ANDORRA), 22 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Cámara de Comercio, Industria y Servicios de Andorra pide mantener las inversiones previstas para el 2020 como una de las medidas para alcanzar un crecimiento económico "cualitativo y durable" más allá de la crisis causada por el Covid-19.

En un comunicado este martes tras la presentación del Informe económico 2019, la entidad establece cinco retos que considera prioritarios, con distintas medidas a adoptar para cada uno de ellos, con el objetivo de tener una economía "más atractiva, competitiva, sostenible y resiliente".

El primer reto es "mejorar el marco estructural del país", y entre las medidas propuestas por la Cámara de Comercio está reactivar el proyecto Marca Andorra y definir una estrategia público-privada para buscar inversión extranjera con potencial de crecimiento elevado.

También se encuadra aquí la digitalización de servicios públicos y la simplificación administrativa, incluyendo una revisión de la Ley de inversión extranjera "que simplifique la documentación requerida y permita ganar agilidad".

INVERSIONES PÚBLICAS

En un segundo bloque de medidas, relativas al reto de "concretar un plan de relanzamiento de las inversiones públicas", la Cámara asegura que el relanzamiento a corto plazo de la economía nacional exige mantener las inversiones previstas para el 2020.

Además, también se plantea un paquete de inversiones adicionales "para preparar Andorra frente los numerosos desafíos del futuro", dirigida al fomento de startups, ayudas a la digitalización y la revisión del Plan de Infraestructuras de comunicación para incluir vías alternativas como el tren o un aeropuerto.

El tercero de los retos señalados es "reorientar el sector turístico y comercial", ya que la Cámara de Comercio considera que la crisis del Covid-19 ha agravado los puntos débiles y ha puesto de manifiesto la necesidad de reinventarse.

En este bloque se apuntan medidas como la creación de nuevas atracciones singulares o "desarrollar una plataforma nacional de comercio electrónico, que ayude a la pequeña empresa a vender sus productos en línea".

Mantener la ocupación y promover el talento es el cuarto reto, para el que se plantea "la necesidad de invertir en capital humano, formarlo y recalificarlo para que se adapte a los nuevos puestos de trabajo".

La Cámara también insta a facilitar los procedimientos administrativos para la creación de empresas y de inmigración con el fin de "propiciar la llegada de talento internacional".

El quinto reto pasa por el "mantenimiento de una fiscalidad competitiva", y aquí la entidad recuerda la necesidad de mantener el nivel de presión fiscal por debajo del 25%, a su juicio.

En este punto, se plantean incentivos fiscales y deducciones "para fomentar la formación, la innovación y la transformación digital" y para aquellos proyectos que aporten valor añadido y favorezcan la economía circular.

"SÍNTOMAS DE AGOTAMIENTO"

La Cámara de Comercio establece estos cinco retos teniendo en cuenta los resultados de su Informe económico del 2019 y los "síntomas de agotamiento que mostró la economía andorrana".

Según el informe, varios indicadores clave crecieron menos que en el 2018, como el número de asalariados, las importaciones y la inversión real de la Administración, y otros indicadores registraron caídas, como el consumo de energía, las matriculaciones de turismos y las importaciones de materiales de construcción; también descendieron el número de visitantes y de pernoctaciones.

Estos síntomas que se han visto agravados por la pandemia de Covid-19: en el contexto actual, "la evolución de la economía andorrana continuará completamente marcada por el impacto de la pandemia en la economía mundial y, sobre todo, por la capacidad de recuperación que muestren España y Francia", destaca la Cámara.

Para la entidad, "todo hace pensar que la economía andorrana experimentará un importante descenso del PIB el 2020, de una magnitud que podría ser de dos dígitos".

La salida de la crisis no se prevé que empiece a materializarse hasta el 2021, "pero con incrementos del PIB que solo revertirán en parte las caídas de este año".

Es por eso que la entidad define los cinco retos con las correspondientes medidas para "crear palancas de acción y encaminar el país hacia un crecimiento cualitativo y durable".

Para leer más